Dar Ahora es el tiempo de abrirse, de dejar de ser mezquino, de dar lo mejor que tú puedas y lo mejor que tú tienes, de desparramar la abundancia de tu amor, de tu corazón.

¿Te acuerdas de María Magdalena? Me parece a mí que ella fue la única verdadera seguidora de Jesús. Su autenticidad era inmensa. Un día vino y volcó sobre los pies de Jesús un perfume muy, muy valioso. Judas estaba allí y no perdió la oportunidad. Dijo: `Mira, deberías haberla prevenido. Esto es un desperdicio. El aceite era tan valioso… podría haberse vendido. La gente muere de hambre, y este perfume es tan caro ¿por qué desperdiciarlo?`. Parece lógico, pero ¿qué dice Jesús?. Lo que Jesús dice es muy ilógico. Dice: `Los pobres siempre estarán allí; cuando yo no esté, puedes encargarte de ellos. Tú no entiendes el corazón de esta mujer. Déjala que vuelque el perfume, caro o no caro, eso es irrelevante. Puedo ver un gran sentimiento emergiendo de su corazón. Esto es una oración… No puedo perturbar su oración`. Jesús comprendió que María Magdalena poseía una gran belleza en su corazón. Jesús no está contemplando el perfume, está contemplando el corazón de la mujer. Zen: El Camino de la Paradoja
Vol. 3, pp. 312 La Sabiduría de las Arenas
Vol. 1, pp. 265-266

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Espiritualidad y pan

Tres viajeros cruzaban juntos las montañas del Himalaya discutiendo la importancia de…

Tarjeta de presentación

Keichu, el gran maestro Zen de Meiji, era director de una catedral…

El laúd

En una ocasión, un maestro paseaba tranquilamente con sus discípulos a los…

El reloj parado a las siete. – The clock stood at seven.

El reloj parado a las siete. – The clock stood at seven.…