Lanzándose desde una cima, un águila arrebató a un corderito. La vio un cuervo y tratando de imitar al águila, se lanzó sobre un carnero, pero con tan mal conocimiento en el arte que sus garras se enredaron en la lana, y batiendo al máximo sus alas no logró soltarse.

Viendo el pastor lo que sucedía, cogió al cuervo, y cortando las puntas de sus alas, se lo llevó a sus niños. Le preguntaron sus hijos acerca de que clase de ave era aquella, y él les dijo: – Para mí, sólo es un cuervo; pero él, se cree águila.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

El anciano y la vela

Un anciano, en su lecho de muerte, llamó a sus tres hijos…

Los siete tarros de oro

Al pasar un barbero bajo un árbol embrujado, oyó una voz que…

Los dos halcones

Un rey recibió como obsequio dos pichones de halcón y los entregó…

La carreta vacía

Caminaba con mi padre cuando él se detuvo en una curva y…