Publicado enParanormal

La chica de la curva

Existen diferentes versiones, pero todas ellas tienen un denominador común: una chica enfundada en un vestido blanco. Cuenta la leyenda que un padre de familia volvía del trabajo a casa por la carretera de las Costas del Garraf. Era una noche lluviosa, el frío empañaba el parabrisas y el cansancio empujaba sus párpados hacia abajo. A medida que avanzaba por la carretera, las gotas golpeaban con más violencia los cristales de su coche, que perdía estabilidad en el serpenteante trazado del asfalto.

El hombre agudizó los sentidos y redujo la marcha. En ese mismo instante, los faros del vehículo iluminaron la figura de una chica que, empapada por la lluvia, esperaba inmóvil a que algún conductor se apiadara de ella y la llevara a su destino. Sin dudarlo ni un momento, frenó en seco y la invitó a subir. Ella aceptó de inmediato, y mientras se sentaba en el lugar del copiloto, el chofer se fijó en su vestimenta. Llevaba un vestido blanco de algodón arrugado y manchado de barro. Por su pelo enmarañado, parecía que llevaba un buen rato esperando.

Reanudó el viaje y empezaron una distendida conversación en la que la chica esquivó en varias ocasiones la historia de cómo había llegado hasta aquel lugar. Hasta que llegó el momento idóneo. Con una voz fría y cortante, le pidió que redujera la velocidad hasta casi detener el vehículo. “Es una curva muy cerrada”, le advirtió. El hombre siguió su consejo y, cuando vio lo peligroso que podría haber sido, le dio las gracias. Ella, con voz cortante y fría, le espetó: “No me lo agradezcas, es mi misión. En esa curva me maté yo hace más de 25 años. Era una noche como ésta.” Un escalofrío recorrió la espalda del hombre y erizó su piel. Cuando giró la vista hacia el copiloto, la joven ya no estaba. El asiento, sin embargo, seguía húmedo.

Esta escena se ha repetido en otros lugares de España, como en Mallorca o Bàscara (Girona).

Publicado enParanormal

El hombre de los sueños

En enero de 2006, un psiquiatra de Nueva York recibió en su consulta a una de sus pacientes como un día cualquiera. En aquella sesión, la joven le explicó que había soñado en repetidas ocasiones con un hombre al que ni si quiera conocía. Tenia una calva incipiente, las cejas muy gruesas y los labios extremadamente finos, en especial el superior. Mientras oía la descripción, el facultativo dibujó el retrato del sujeto. No le dio mayor importancia y lo dejó sobre la mesa.

Las cosas cambiaron cuando, en sus siguientes consultas, dos pacientes más aseguraron haber visto al mismo hombre en sueños. El psiquiatra decidió hacer copias del dibujo y enviarlo a varios compañeros de profesión. Meses después, vieron que el número de personas que habían soñado con él no paraban de aumentar y optaron por crear una página web en la que se registraran todas sus apariciones. Los facultativos descubrieron que el misterioso hombre se había colado en los sueños de cerca de dos mil personas.

Sus “apariciones” son de lo más dispares. Uno de los pacientes aseguró haberlo visto vestido de Papá Noel. Otro dijo haberse enamorado en cuanto lo vio. Un tercero asegura que cuando sueña que vuela, el hombre lo hace junto a él, y nunca habla.

El fenómeno ha dado pie a múltiples teorías conspirativas. Una de ellas señala que el intruso es una persona real con la habilidad de irrumpir en los sueños. Otra, incluso afirma que se trata de un proyecto oculto de los gobiernos para controlar las vidas de los ciudadanos. La hipótesis más científica, sin embargo, indica que este rostro forma parte de la “conciencia común”.

Y a ti, ¿alguna vez se te ha presentado en sueños?

Publicado enParanormal

Fantasmas, mito o realidad

Fantasmas, su existencia es algo que se pone en duda al escuchar. leer o ver evidencias de espíritus y demás fenómenos del tema paranormal está muy arraigada desde la antigüedad. Este tipo de creencias aún sobreviven en la actualidad pero, ¿qué hay de verdad en las historias de fantasmas?

A lo largo de la historia, en todas partes de el mundo, ha habido gente que afirma haber sido testigo de fenómenos paranormales. Creen haber presenciado la aparición de espectros e incluso haber logrado captar alguna evidencia fiable de estos hechos. Así, durante siglos y hasta el día de hoy, han existido incluso grupos de espiritismo dedicados a invocarlos a través de diferentes métodos como la famosa güija. Incluso hay quienes se han organizado para «cazar» entidades de una manera proactiva y organizada.

Muchos cuentan historias y relatos donde se asegura que se han visto entidades denominadas del bajo astral.

Por el lado científico no hay ninguna prueba que asegure su existencia por lo que el tema es siempre motivo de controversia.

De este tema se desprenden diversos personajes que ya forman parte tanto de tradiciones o de la cultura misma en varios países.

Cuentos, series de televisión e incluso en el cine tambien este tema se ha hecho presente. Monstruos, cadáveres, espíritus y científicos locos son parte del escalofriante elenco que a través de efectos especiales, figuras animadas y espantosas actuaciones trata de entretener, pero sobretodo asustar a su clientela. Y aunque aquí todos están casi seguros de que se trata de un montaje, otros no descartan la posibilidad de que los fantasmas y espíritus viven entre nosotros.