Pensó un día un lobo cambiar su apariencia para así facilitar la obtención de su comida. Se metió entonces en una piel de oveja y se fue a pastar con el rebaño, despistando totalmente al pastor.

Al atardecer, para su protección, fue llevado junto con todo el rebaño a un corral, quedando la puerta asegurada. Pero en la noche, al buscar el pastor su provisión de carne para el día siguiente, tomó al lobo creyendo que era un cordero y lo sacrificó al instante.

Moraleja: Según hagamos el engaño, así recibiremos el daño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

El pescador y la botella magica

Un pescador encontró entre sus redes una botella de cobre con el…

Confucio el sabio

En cierta ocasión le decía Pu Shang a Confucio: «¿Qué clase de…

Elegir el camino

Cuando se le preguntó a Bektash*: -¿Porqué los caminos de desarrollo difieren?…

La hermosa sirvienta

Erase una vez un sultán, dueño de la fe y del mundo.…