Pensó un día un lobo cambiar su apariencia para así facilitar la obtención de su comida. Se metió entonces en una piel de oveja y se fue a pastar con el rebaño, despistando totalmente al pastor.

Al atardecer, para su protección, fue llevado junto con todo el rebaño a un corral, quedando la puerta asegurada. Pero en la noche, al buscar el pastor su provisión de carne para el día siguiente, tomó al lobo creyendo que era un cordero y lo sacrificó al instante.

Moraleja: Según hagamos el engaño, así recibiremos el daño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

El tonto duerme

El tonto duerme… Todos estáis dormidos, así que todos sois tontos. No…

Cuento de las galletas

A una estación de trenes llega una tarde una señora muy elegante.…

Los tres hermanos

Tres hermanos se internaban todas las mañanas en el bosque a cortar…

El león sin miedo

En una lejana sabana africana, andaba perdido un león. Llevaba más de…