…He oído contar la historia de un antiguo y majestuoso árbol,cuyas ramas se extendían hacia el cielo.Al llegar la estación delas flores,mariposas de todas las formas, tamaños y colores, bailaban a su alrededor.Las aves de países lejanos se le acercaban y cantaban cuando florecía y daba frutos. Las ramas,como manos extendidas,bendecían a todos los que acudían a sentarse bajo su sombra.Un niñito solía venir a jugarjunto a ély el gran árbol se encariñó con el pequeño. El amor entre lo grande y lo pequeñoes posible,si el grande no es consciente de su grandeza. El árbol no sabía que era grande,sólo el hombre es consciente de eso. La prioridad de lo grande siempre es el ego,pero para el amor nadie es grande o pequeño.El amor abraza a quienquiera que se le acerque. Así, el árbol comenzó a sentir amor hacia ese pequeño que solía ir a jugar cerca de él.Sus ramas eran altas,pero las inclinaba hacia el niño, de modo que pudiera recoger sus flores y sus frutos. El amor siempre cede;el ego nunca esta dispuesto a inclinarse.Si te acercas al ego, sus ramas se estirarán aún más hacia lo alto;se pondrá rígido para que no puedas alcanzarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

La búsqueda del sabio

LA BÚSQUEDA DEL SABIO El abad Abraham supo que cerca del monasterio…

La vigilia es el camino hacia la vida

La, vigilia es el camino hacia la vida. Estás vivo solo en…

LA SOSPECHA TRANSFORMA A LOS HOMBRES

LA SOSPECHA TRANSFORMA A LOS HOMBRES El folclore alemán cuenta la historia…

Confucio y los cazadores

Cuando Confucio viajaba entre los distintos reinos para difundir sus enseñanzas, un…