Un general estaba en su casa revisando su colección de antigüedades, cuando de repente casi se le cae al suelo un precioso jarrón.

– ¡Oh! ¡Qué susto!

Al instante pensó:

– Yo he dirigido millares de soldados en la batalla, me he enfrentado a muchas situaciones en las que mi vida peligraba y jamás tuve miedo. ¿Por qué hoy por causa de una vasija me he asustado de esa manera?

Finalmente, el general comprendió que el hecho de tener en su mente “deseo y rechazo” era la causa de su miedo. Entonces, simplemente arrojó la valiosa vasija contra el suelo y la rompió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Frustración

Los discípulos no podían comprender la manera, aparentemente tan arbitraria, en que…

LA MANERA DE AGRADAR AL SEÑOR

LA MANERA DE AGRADAR AL SEÑOR Cierto novicio se acercó al abad…

La flor

Había una joven muy rica, que tenia todo: un marido maravilloso, hijos…

Una lección de vida

Hace ya un tiempo, un hombre castigó a su pequeña niña de…