Un general estaba en su casa revisando su colección de antigüedades, cuando de repente casi se le cae al suelo un precioso jarrón.

– ¡Oh! ¡Qué susto!

Al instante pensó:

– Yo he dirigido millares de soldados en la batalla, me he enfrentado a muchas situaciones en las que mi vida peligraba y jamás tuve miedo. ¿Por qué hoy por causa de una vasija me he asustado de esa manera?

Finalmente, el general comprendió que el hecho de tener en su mente “deseo y rechazo” era la causa de su miedo. Entonces, simplemente arrojó la valiosa vasija contra el suelo y la rompió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Asamblea en la carpintería

Hubo en la carpintería una extraña asamblea; las herramientas se reunieron para…

El coco

Desde lo alto de un cocotero, un mono arrojó un coco sobre…

Tu rostro habla por ti

Se dice que hace tiempo, en un pequeño y lejano pueblo, había…

El náufrago en la isla desierta

El único sobreviviente de un naufragio llegó a una desabitada isla. Pidió…