Un hombre viajaba tranquilamente en su coche. Sucedió que al entrar en una curva peligrosa, otro coche salía de ésta dando volantazos y viniendo hacia él de manera muy peligrosa. Al pasar a su lado casi rozando, gritó su conductor:

-¡Cerdo¡
El primer hombre indignado le respondió con otro insulto y continuó como pudo entrando en la curva y una vez pasándola se encontró de inmediato con un enorme cerdo, que no pudo esquivar y al que golpeó saliéndose de la carretera y quedando tirado en la cuneta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Definiciones

El Maestro sentía una fascinación casi pueril por los inventos modernos. Y…

Lo tuyo y lo mío

Cuando la señora llegó a la estación, le informaron que su tren…

La parábola del caballo

Un campesino que enfrentaba muchas dificultades poseía algunos caballos que lo ayudaban…

la entrega

Si quieres obtener el máximo beneficio de cualquier situación, tienes que estar…