CRECIMIENTO PERSONAL

Cierra los ojos e imagina por un momento que estas en una escalera y junto a ti la persona mas importante para ti (novio, esposo, amigo, etc.) y están agarrados de las manos, mientras están al mismo nivel todo es perfecto, su compañía te hace sentir bien, de pronto tu subes un escalón y esa persona prefiere quedarse en el mismo nivel, de cualquier forma puedes seguir tomando su mano, pero… tu subes otro escalón mas y tu compañer@ sigue sin querer avanzar entonces las manos ya empiezan a sentir ese estirón, subes otro escalón mas y ya no se disfruta ese tirón en las manos, empiezas a sentir que esa persona detiene tu avance, pero tu si tu quieres que suba contigo para no perderla.
Pero para esa persona no a llegado el momento de comenzar su avance, no es el momento que ella suba de nivel, empieza la batalla en ti, no quieres perderla pero tampoco quieres retroceder, luchas contra el deseo de no perderla.
Subes otro escalón, inmediatamente viene lo inevitable, la separación, puedes quedarte hay a observar como pudieron separarse las manos, gritar y patalear, llorar tratando de convérsela que te siga, incluso ir en contra de ti mismo y bajar de nivel con tal de no perderla, pero después de una ruptura entiendes que ya nada es igual, así que por mas doloroso que sea, entiendes que no puedes hacer nada mas que seguir tu camino, seguir avanzando y esperar que algún día vuelvan estar en el mismo nivel.
Eso pasa cuando inicias tu camino hacia el crecimiento personal , en ese proceso a veces pierdes cosas, amigos, amores, trabajos, todo aquello con quien ya no coincide en quien te estas convirtiendo, ni puede estar en el nivel que estas entrando.
Puedes pelearte con el mundo entero, pero el proceso es así, el crecimiento personal es eso, personal no en pareja, grupo o familia, puede ser que después de un tiempo esa persona a la que querías contigo emprenda su propio camino y te alcance o quizás suba mas que tu, lo importante de lo que debes estar consciente ES QUE NADA SE FORZA EN ESTA VIDA.
Llega un momento que en el acenso de tu escalera te lleva a estar solo un tiempo y duele, claro que duele, pero conforme mas avances te vas encontrando personas mas afines a ti, personas que gracias a su propio proceso, están en el mismo nivel que tu. En este avance de niveles llega un momento que ya no hay dolor, ni apego, ni celos, ni sufrimiento, ni dudas, HAY AMOR, COMPRENSION, RESPETO ABSOLUTO.
Y así es la vida queridos amigos, una escalera que te permite acceder a nuevos niveles, lo cierto es que cuando alguien cambia la estructura siempre se modificara, así que cada perdida, cada cosa que sale, es porque así tiene que ser, déjalo ir y prepárate para lo bueno que viene en tu vida, tu sigue avanzando PORQUE ESA ESCALERA ES MAGICA….. ¿NO ME CREES? TE INVITO A QUE LO COMPRUEBES POR TI MISMO.

Seguir leyendo

El amor provoca el deseo de estar solo – OSHO

El amor provoca el deseo de estar solo
«El hombre mundano sólo conoce una parte de la polaridad; de ahí su desdicha. Sólo conoce el calor; no conoce la balsámica frescura de ser un Buda. Y el monje sólo conoce la frialdad, no conoce la euforia, el éxtasis, la emoción, la inmensa celebración de vivir en una ardiente pasión….

Bajo mi punto de vista, no hay necesidad de elegir. Deja de elegir y verás el juego de las polaridades. Ambos extremos del espectro son tuyos, y ambos tienen que ser vividos. Sí, tienes que volverte profunda, intensa, auténticamente apasionado, pero también tienes que volverte frío, silencioso, tranquilo. Tienes que amar y también tienes que meditar. La meditación y el amor no deberían estar separados, deberían estar juntos, como los valles y las montañas. La montaña tiene su belleza, sus cumbres soleadas y su nieve virgen….; y la pureza de su aire, su cercanía a las estrellas…. parece como si pudieras susurrarles al oído. Pero el valle también tiene su belleza, su oscuridad y su textura aterciopelada, su oscuridad y su inmensidad, su oscuridad y su misterio, la sombra de los árboles, el murmullo de las corrientes de agua. Ambas cosas son hermosas….

La vida existe en polos opuestos, y es una forma maravillosa. Si amas, para tu sorpresa, del amor pronto surgirá un gran deseo de estar solo. Todos los amantes lo sienten. Si no lo has sentido es porque no has amado, porque tu amor ha sido tibio; no ha sido realmente apasionado. Si lo hubiera sido, habría surgido un gran deseo de estar solo, de tener tu propio espacio, de ir hacia adentro, de caer, de desaparecer hacia dentro, porque el amor, cuando es tan apasionado, te cansa, te agota, te vacía. Y vaciarse es maravilloso, pero luego empiezas a sentir que necesitas nutrirte.

¿Y dónde obtendrás ese alimento? Simplemente, yendo hacia dentro, escapándote hacia tu interior, cerrando los ojos al mundo y olvidándote por completo de los demás. En esos momentos de interioridad tu energía se recarga, vuelves a sentirte lleno de nuevo. Luego, estás demasiado lleno, y de ese exceso, surge el desbordamiento; entonces tienes que encontrar a alguien que esté dispuesto a compartir tu energía, a compartir tu canción, a bailar contigo. De esa soledad, surge un gran deseo de estar con alguien. Ese es el ritmo….

Esta es una de las verdades que todo el mundo tiene que aprender. Los amantes no lo saben, así que cuando quieren estar solos, se sienten culpables. Cuando una de las dos personas quiere estar sola, la otra se siente rechazada. Es un gran malentendido….

Cuando le dices a tu amante o a tu amado: «Quiero estar solo unos días, me gustaría pasar unas semanas solo en el campo», no puede entenderlo, porque nadie le ha explicado el hecho fundamental de que el amor provoca el deseo de estar solo….

Acepta la vida en su totalidad. Tanto la pasión fogosa como la refrescante compasión son buenas. Deja que ambas sean tus dos alas; no te cortes un ala, porque entonces nunca podrás emprender el vuelo eterno, el vuelo del solitario al solitario….

Observa tus propias experiencias y te darás cuenta de que lo que estoy diciendo es cierto, porque lo que estoy diciendo no son ideologías, son hechos».

Osho, Bienestar emocional

Seguir leyendo