Publicado enPensamientosPSICOLOGIAreflexiones

ACEPTAR ………. Y DEJAR IR

Dejar de pelar con la vida es : Aceptar… y dejar ir,  aceptando a las personas, las situaciones, las circunstancias y los hechos tal como se den, incluidas decisiones y acciones del pasado, lo “malo”, así como lo “bueno”. Implica saber renunciar no aferrándonos a aquello que la razón nos dice es. Si dejamos de luchar y de resistirnos a lo inevitable, viviremos plenamente el presente, permaneciendo abiertos a todas las opciones sin aferrarnos rígidamente a ninguna de ellas. Esto estimula la capacidad de dar respuestas creativas a la existencia, tal como es en el aquí y en el ahora.

Una de las enseñanzas de Buda, tal vez la más conocida, es que las expectativas son la causa del sufrimientoy que la forma de extinguirlo es eliminando las expectativas. Cuando dejamos de esperar que las cosas sean distintas a lo que son comenzamos a transitar el sendero de la paz interior, la aceptacion es algo magico, cuando se aceptan las cosas  iniciamos caminos de transformación.

Sin los fracasos de ayer no seríamos lo que somos hoy, si nuestra historia se contara de otra forma como quizas alguna vez la hemos soñado, sin dudarlo no seriamos los mismo que somos en este presente. Evaluar nuestras acciones pasadas a la luz de lo que somos en presente no es racional, pues si volviésemos atrás con el grado de consciencia e información que teníamos en ese momento, volveríamos a cometer los errores que hoy lamentamos. Esta es también la base del perdón:la convicción de que todo ser humano actúa dentro de las limitaciones de su nivel de evolución y de sus circunstancias.

“Todo mundo hace lo mejor que puede, con lo mejor que sabe, aunque se equivoque”

 Siempre que enfrentemos cualquier evento busquemos explicacionesmás que culpas, tratando de aprenderde lo que nos pase. Para todo lo que sucede hay razonesque, bien aprovechadas, trabajan en favor de nuestro desarrollocomo seres humanos. En cada problema hay un principio de oportunidad, que nos permite transformar cualquier circunstancia adversa, en algo positivo.

Cuando nos encontremos sufriendo ante cualquier situación hagámonos esta pregunta, ¿Qué es lo que no estoy aceptando?Al hacérnosla encontraremos la causa del sufrimiento. La felicidad no depende de lo que está pasando afuera, sino de la forma como reaccionamos a lo que nos suceda. Bueno o malo dependen de juicios de la mente, solo existe vida por vivir.

BRILLEN SIEMPRE………….. LES MANDO UN FUERTE ABRAZO, QUIERANSE, DISFRUTENSE Y SOBRETODO NO DEJEN DE REIR.

Publicado enPensamientosPSICOLOGIAreflexiones

como hacer que los problemas se vuelvan mas grandes

Espero que este artículo pueda llegar a sensibilizar a una que otra alma que anda por ahí, lo que me inspira es que en estos ultimos 3 días he descubierto y he sido testigo de que desgraciadamente lastimamos a los que nos quieren, como hay personas que por no admitir sus errores, por no asumir la responsablidad de sus actos involucran a gente buena y peor aun gente que les ha brindado la mano o los estiman, como la gente puede recurrir a mentir para cubrir otra mentira anterior haciendo de esto un circulo vicioso.

asi que mi pregunta es:

¿Cuántas veces nos hemos amargado la vida o hemos maltratado a quienes queremos por problemas que al poco tiempo ni recordamos?

Es necesario reflexionar sobre estas actitudes para evitarlas:
1. No ser consciente de que las cosas casi nunca resultan tal y como fueron planeadas. El perfeccionismo conduce, sin duda alguna, hacia la frustración perpetua, no es que les invoque a que sean conformistas pero cuando dimos todo nuestro mejor esfuerzo y aun asi las cosas no salieron como lo pensabamos, reconocer nosotros mismos que dimos lo que pudimos, sin duda alguna existen obstáculos que no son generados por nosotros si no que dependen de otros factores exteriores.

2.  Cuando las cosas no salen como debían, es lógico que venga la preocupación y angustia aunque esto no ayuda a resolver una situación, pero contribuye a ampliar la percepción de responsabilidad,y es aqui donde sube  el nivel de estrés.

3. Creer que no triunfar es lo mismo que fracasar rotundamente. Por medio de tal mentalidad se agotará toda motivación, claro que se aprende tambien de lo malo quien dijo que no, todo nos deja un aprendizaje.

 

4. Reaccionar con irritación y rabia. Así no se logrará otra cosa  mas que ahuyentar las posibles soluciones y alejar el apoyo de los seres queridos y los compañeros de trabajo.
5. No asumir responsabilidad y buscar culpables. Con tal actitud no solamente se impide aprender de los errores, sino que se cultiva un destructivo sentimiento de víctima (mmm esto es de lo que hablaba a un principio del artículo)
6. No disculparse por errores cometidos o actitudes adoptadas. Eventualmente, tal comportamiento causará aislamiento y la pérdida del respeto de otros hacia uno.
7. Esperar a que el problema se resuelva por solo. Uno de los métodos más eficaces para lograr que una bola de nieve se convierta en una avalancha.
8. Aferrarse a una sola manera de solucionar las cosas. De este modo se creará una falsa sensación de control que puede desvanecerse en cualquier momento. En otras palabras, una buena táctica tanto para complicarse, como para exasperar a los demás.
9. Confrontar los errores con arrogancia y displicencia. Rechazar enérgicamente opiniones que no quieren ser oídas sirve para perder valiosos puntos de vista, al igual que para disminuir las posibilidades de resolver un problema y de aprender de los errores.
10. Sobreestimar lo hecho por uno y subestimar lo hecho por los demás. Una estrategia que sólo sirve para lavarse las manos a corto plazo. Puede que sea posible convencer al entorno, por unas pocas veces, de la importancia de la labor propia, y de la ineptitud del resto. No obstante, los más probable es que con el tiempo se pierda toda credibilidad.

LA VIDA ES HERMOSA COMO PARA UNO MISMO ATARSE A COSAS O GENTE QUE NO DEJAN OTRA COSA MAS QUE DOLOR, DISFRUTEN SU VIDA

Publicado enPensamientosPSICOLOGIAreflexiones

8 centros de gozo, los conoces?

¿Por qué decimos no al gozo?, por nuestros hábitos limitantes: mentales, emocionales, físicos y espirituales
El placer es visceral, es la experiencia de sentirse bien, es la manifestación de la felicidad.
Cuando sentimos algo aquí en el plexo, en el corazón no importa que la cabeza nos esté diciendo algo diferente, sabemos que nuestro cuerpo tiene la verdad.
NUESTRO CUERPO NUNCA MIENTE POR ESO Y NADA MAS QUE ESO HAY QUE APRENDER A ESCUCHARLO TAMBIEN.


Los placeres cotidianos están derivados del nivel de entusiasmo, energía y deseos.
La gente feliz:
• Se siente en control,
• Disfruta de otra gente.
• Ha aprendido a relajarse y acallar su mente.
• Maneja sus pensamientos y sentimientos negativos,
• Tienden a tener placer con lo que tienen, en vez de ver sus carencias
Existen ocho gozos:
1. Placer primario:
Sentirse bien se describe como “sólo ir con el fluir”.
2. El placer de aliviar el dolor:
Uno de los más naturales placeres físicos del ser humano es ser tocado.
3. Placer elemental:
Risa, jugar, movimiento y expresión oral
4. Placer mental:
Tiene que ver con intelecto y la imaginación, dialogo interno.
5. Placer emocional:
Se relaciona con los tipos de amor
6. Placer sensual:
Cuando nos rendimos a nuestros sentidos, es más fácil soltar y sólo Ser.
7. Placer sexual:
Excitación sexual, erotismo, y el orgasmo.
8. Placer espiritual:
Se siente cuando la mente está quieta, sin dialogo, ni fantasías, sólo silencio.

El gozo es el alimento de nuestro cuerpo intuitivo, llenándolo de energía, restaurando su balance y alimentando sus conexiones.
Este gozo nace de tu alma y se activa a lo ancho para recibir estados internos.
La intuición crece en el gozo. Tener un buen humor, sentido del humor, y cualquier cosa que te llena el corazón, es especialmente guardado para nuestros momentos difíciles.
Tus mejores momentos te dicen lo que está funcionando en tu vida.
Te sientes inspirado, con fuerzas.
Tienes la sensación de apreciarte y un sentimiento grande de amor y empatía por otros.

Que tal que te das un tiempo y escribes una lista de tus gozos… Por ejemplo: tomarte un café por la mañana, ver la puesta del sol, meterse en las sabanas limpias, un masaje, el abrazo de alguien que te ama, escuchar la música que te gusta, cumplir con algo que te piden, comer en casa con la familia, etc.
Hoy decide hacerte consciente de todas los pequeños gozos cotidianos y te darás cuenta, lo agradecido que puedes estar por tanto bien en tu vida.

QUE TENGAN UN DIA………….. GOZADOR CLARO ESTA,  Y REGALEN MUCHAS SONRISAS

Publicado enPSICOLOGIAreflexiones

TODO PASA POR UNA RAZON……… Y TODO DEJA APRENDIZAJE

Siempre he tenido la convicción de que las cosas pasan por algo, en su justo momento ni mas ni menos, la gente que viene y se va de nuestras vidas, las oportunidades, trabajos, etc. Y aunque a veces esas cosas no siempre son buenas todo nos enseña algo…………

Si somos buenas personas hay situaciones que nos llevan a reflexionar acerca de nuestras acciones cotidianas, nuestra escala de valores (la real, no la que dibujamos en nuestra imaginación o la historia que nos contamos diria Dr. House) se pone a prueba y nuestra fe en el conocimiento de la ley del karma se fortalece.

Nunca nos mandan a una batalla de la cual no podemos salir aireosos: el éxito siempre depende de nuestra fe en nosotros mismos, y en la confianza de que seremos asistidos cuando  sea necesario. A veces los resultados puden no ser del todo alentadores… pero hay que dejar que el tiempo nos enseñe su verdadera cara: Todo sucede por una razón.

Si no somos tan buenos, si hemos accionado incorrectamente -conciente o inconcientemente- hay situaciones que nos ponen en evidencia, cosas por las que debemos pasar para volver a casa, a veces uno tiene que aprender por el maestro dolor… a veces no hace falta. Todo depende de nuestro grado de conciencia, de nuestra rapidéz en la respuesta, de nuestra apertura mental para darnos cuenta de las situaciones que nos rodean, de nuestra bondad, de nuestra actitud de servicio, de nuestra capacidad de empatía, de nuestro hacernos cargo y aceptar.

Ulterrimamente, tanto las cosas buenas como las cosas malas que nos pasan son para educarnos, para darnos la posibilidad de ser mejores personas.  “Lo que no te mata te fortalece” dice el dicho, y hay tanto de pensamiento manásico en la sabiduría popular: el sentido común es la mejor brújula del mundo.

Todo pasa por una razón. A veces se nos presenta claramente la respuesta, a  veces tarda muchos años en develarse.  Lo cierto es que todo lo que hacemos de nuestra vida tiene sus repercusiones; debemos confiar en que nos “quitan a la la fortuna o la buena estrella” que nos vuelve cómodos, mediocres, insensibles, indiferentes, abúlicos, tamásicos.

¿Cuántas historias de vida se desarrollan entre “fracasos” que anteceden a un éxito? Te quedaste sin trabajo y eso te dió el empujón para emprender un proyecto con el que soñabas desde siempre;  perdiste ese vuelo porque el taxista se le dió por pasearte por Iztapalapa…. y luego te enteraste de aquel terrible accidente; te dejó tu novio y gracias a eso, unos años después , encontraste al amor de tu vida, o un hecho simple pero valioso: perdiste el suburbano, pero te encontraste con una borrachito que necesitaba que le dijeras que todo  iba a estar bien, que todo pasa por una razón y que debía confiar que la vida tiene su propósito y aunque cueste  comprenderlo, a la larga o a la corta todo se devela…  y como estas mil historias más, de las que seguramente alguno de ustedes son parte activa.

Para algunos la felicidad depende de factores externos, materiales  o afectivos. La felicidad para otros es un pastel que nunca alcanzan . En un mundo plagado de incertidumbres y cataclismos… lo único cierto es nuestra voluntad al bien, los vinculos que podemos construir con quienes nos rodean y tener muy en claro que la felicidad es, ante todo,  una cuestión de actitud.

DISFRUTEN DE LO QUE TIENEN EN EL PRESENTE, NO SE ATEN NI SUFRAN POR LAS COSAS QUE NO TIENEN O FUERON DEL PASADO, con carño Andrea.

Publicado enPensamientosPSICOLOGIAreflexiones

!hagamos un club para mujeres alegres! :)

Vamos  por esta vida conociendo a muchas personas con diversos tipos de caracteres; algunas son muy serias y formales, otras son precavidas y no entregan fácilmente su confianza(asi con cara de fuchi), algunas otras son oportunistas, siempre quieren sacar ventaja de lo que pueden obtener gratuitamente de los demás(que mendigas!), otras personas son aisladas, tristes, apagadas, sin chispa, sin fuerza, sin luz, y a otras personas ni se les acerca uno porque siempre están a la defensiva, con la espada desenvainada, listas para atacar(asi bien perruchas las condenadas), o en su mundo depresivo que no quieren ni saber nada de nadie(bien emos, ups haber si no se suicida un emo por  haberlos criticado aqui, caray), y a nadie le es grato tratar con ese tipo de personas amargas ¿verdad?

Pero afortunadamente hay personas muy alegres y divertidas( como yo, ja!) que hacen de la vida todo un show de circo, maroma y teatro, sobre todo las mujeres que poseen mucha ternura en su alma (eso ni dudarlo).  Mujeres con carisma, con entusiasmo, con optimismo, con ganas siempre de bailar, de cantar, de reír, de vivir, de no tomarse tan en serio los problemas y situaciones que acaban con la vida en trocitos de angustias.

Para todo hay un momento en la vida, que hay que ubicarse porque la prudencia no abunda mucho en nuestro mundo y es verdad. Hay que aprender a ser mujeres serias en las cosas serias, pero si se trata de reír y de jugar… ¡Siempre hay que tratar de ser, las mejores! ¿Saben por qué? Porque la risa es alimento, es medicina para el cuerpo y para el alma que rejuvenecen cuando estamos felices y sonrientes, cuando hacemos de la vida toda una ensalada de causas dulces y totalmente digeribles: Bromas, juegos, pasatiempos agradables, etc.

¿Sabían que el organismo genera una sustancia (endógena porque se produce adentro del cuerpo), llamada:  “Beta-endorfinas” cuando hacemos lo que nos gusta hacer, cuando sentimos placer, alegría y bienestar? Como por ejemplo: Dormir, relajarnos, comer algo que se nos antojó y disfrutarlo al máximo, leer un buen libro, ver una excelente película, reírnos a carcajadas, mantener una actitud positiva, tener una satisfacción íntima, un goce profundo, caminar al aire libre por las mañanas (hacer ejercicio diario es excelente), respirar en espacios libres de contaminación, y todo ese cúmulo de factores que nos brindan la oportunidad de expresar lo más hermoso que la mujer posee.

Algunas mujeres  sienten mucha paz, seguridad, entusiasmo y motivación cuando ya surtieron la despensa de su casa, ya pagaron todos los gastos del hogar, no le quedó nada de su salario, pero tampoco le deben nada a nadie, eso también genera un bienestar íntimo. En fin… Cuando vemos en general que a los nuestros no les falta nada y que gozan de perfecta salud, una también como madre, esposa y mujer se beneficia con sensaciones gratas de estímulos familiares.

Entonces, producir es GENERAR y si vamos a aprender a ser mujeres creativas, hemos de empezar por CREAR energia, y disponibilidad para mejorar nuestro estilo de vida e irradiarla hacia nuestro entorno. Dicen que risa llama a la alegría y las personas somos como los imanes ¿los conocen?, siempre atraemos exteriormente lo que somos interiormente: Una persona triste siempre atraerá a su vida personas tristes, pero una mujer alegre, siempre atraerá personas y situaciones netamente positivas y felices. Es una ley vital y es infalible ¿Quieres verificarlo por favor? y ya nos contarás si deseas o no pertenecer al club de las mujeres alegres.

BRILLEN POR SIEMPRE

Publicado enPensamientosPSICOLOGIAreflexiones

PERSONAS QUE SON UTILIZADAS EN NOMBRE DEL AMOR

Dicen por ahí  que el amor es puro, sincero, y dicen que incluso “ciego”. Pero a veces esa ceguera nos impide ver aspectos de nuestra pareja hasta que ya es demasiado tarde. Muchas veces no nos percatamos de que estamos siendo utilizadas.

La verdad, tanto hombres como mujeres son utilizados a diario, haciéndoles creer que son amados, para lograr un fin mayor…

Es bien sabido que mucha gente utiliza a otras para conseguir lo que quieren, si el manipulad@r es descubiert@ a tiempo es necesaria una buena dosis de madurez y sentido común para salir de una relación que a todas luces sólo traerá dolor, decepción, y por supuesto ese sentimiento de rabia al saber que solo ha sido usada.

La mayoría de veces son los hombres, los que son acusados de ser los que siempre manipulan a las mujeres, sin embargo sabemos que hay también mujeres manipuladoras a las que no les importa llegar a algunos extremos para conseguir lo que quieren de un hombre.  Algunas mujeres no tienen problema en decir a otrasnunca voy a llegar a nada con mi novio, estoy con él, no porque me guste o porque lo ame, sino porque me compra lo que le pido”.

Son muchas las formas en las que una persona puede utilizar a otra para su beneficio personal mientras pretende que es por amor. Es fácil encontrar personas inocentes que creyéndose amadas llegan a ser víctimas del engaño, la burla y hasta la vergüenza. Lamentablemente el manipulad@r lo suele hacer tan sutilmente que la persona enamorada no se da cuenta si la persona la utilizó y se burló haciendo alarde de lo que ha logrado o de lo que le ha “sacado” al otro.

Algunos motivos por los que se utiliza a la pareja:

  • Para darle celos a alguien:
    Supone una ofensa traumática que provoca que la víctima se sienta estúpida cuando se da cuenta de que el ofensor sólo jugó con sus sentimientos pero que realmente quería a otra persona.
  • Para subirse la autoestima:
    Muy a menudo estamos dependiendo de alguien más para sentirnos importantes, si una persona utiliza a otra para sentirse bien, definitivamente está con la persona equivocada.
  • Para escalar en la sociedad o en el plano profesional:
    Algunas veces se alcanza cierta posición o estatus gracias a conocer a gente que puede facilitar el ingreso a un grupo o empresa. En estos casos, se hace creer a la persona que es amada cuando realmente sólo está siendo utilizada para alcanzar el nivel deseado.
  • Para sentirse feliz, o sentirse completa:
    Estas personas se pueden reconocer porque dicen con bastante frecuencia cosas como “sólo soy feliz contigo” y “sin ti no soy nada”. Una persona que nunca puede ser feliz con los demás tampoco podrá dar felicidad. Por ello es muy importante que antes de establecer una relación seamos felices con nosotr@s mism@s.

Siempre debemos poner atención a lo que nuestra pareja dice, no importa cuanto disimule o pretenda que no nos está utilizando, cualquier cosa que quiera o espere conseguir será lo que más saldrá a relucir en las conversaciones.

El humano ha sido dotado de un sexto sentido, el sentido común. Sin suponernos demasiado esfuerzo podríamos aprender a reconocer si estamos siendo utilizadas para algo y para ello están jugando con nuestros sentimientos. Sigamos nuestros instintos y alejémonos de las relaciones que eventualmente sólo nos acabarán dejando el dolor, la rabia y hasta la vergüenza de haber sido utilizadas.

¿Te has sentido utilizada alguna vez? ¿Nos compartes tu opinión?

Publicado enPSICOLOGIAreflexiones

CERRANDO CIRCULOS

Para aquellas personas que siempre están apegadas al pasado, que siempre viven esperando algo del otro, que no pueden desprenderse de recuerdos, este articulo es para ellos.

Me pareció muy interesante porque todos alguna vez hemos pasado por alguna situación similar. O quizás algunos la estén pasando.

Nada esclaviza mas que estar siempre esperando algo del otro o vivir del pasado, termina siendo  esclavo uno de si mismo.

Se paraliza ante el mundo. Mientras este sigue dando vueltas, estancados en el resentimiento, la bronca, la ira, o la melancolía.

Con los recuerdos pasa algo similar. El pasado es lo inevitable, algo que ya sucedió, y del que debemos tomar cosas buenas. Pero tambien aprender de las malas. Si caí alguna vez por haber tropezado con una piedra y levante, aunque con unos dolores o algún que otro golpe, eso es la vida. Eso es haber vivido. Eso es haber aprendido.

La vida es un constante empezar y terminar, se nos presentan diferentes etapas o situaciones y es preciso saber y aceptar cuando el final de un ciclo de vida ha llegado.
Es necesario saber cuando cerrar puertas, ciclos, capítulos, etapas de la vida, o como quiera que se le llame… lo importante es no quedarse estancados en el pasado o insistir en quedarnos en una etapa que ya terminó.

Muchas veces cuando hablamos de cerrar un ciclo de vida o terminar una etapa, se piensa en la pareja que de una u otra manera ha formado parte de nuestra vida amorosa, si ponemos atención a la vida diaria nos damos cuenta, que lo que hasta hoy ha sido rutina se puede ver alterado porque nos llega el momento de terminar o de cambiar lo que ha sido el patrón de nuestra vida, los cambios no los escogemos, pero son parte de la vida, porque nada es para siempre, ni siquiera la vida misma. Muchas veces sin apenas darnos cuenta ya no tenemos el mismo trabajo, y muy en contra de nuestros deseos, nuestra relación con nuestra pareja por las razones que sea llegó a su final, o nos encontramos haciendo maletas porque debemos irnos a vivir a otro país.

Nos alejamos de gente y cosas que han sido esenciales, el amigo que nos ha acompañado por mucho tiempo, puede alejarse de nuestra vida por diferentes razones y no importa cuanto lo lamentemos no podemos parar los cambios, podríamos pasar el resto de nuestros días tratando de entender los porqués, tratando de encontrar una explicación lógica y repasamos en nuestro presente una y otra vez el pasado y nos desgastamos mentalmente, pensando ¿Por qué yo? ¿Por qué a mí? ¿Qué hice mal? ¿Qué falto? ¿Por qué murió? Nos cuesta entender que los cambios son interminables en ti, en mí, en el vecino, en aquel, en aquella, en el amigo y la amiga.

Muchas veces el pasado lo añoramos en nuestro presente, nos negamos a dejarlo ir, insistimos en buscar los porqués, si después de todo, nadie nos prometió que seríamos niños para siempre o que podríamos atrapar la adolescencia, ni siquiera nos podemos afanar por estar unidos a quien también ya cerro su ciclo con nosotros,

Destruyamos el pasado, aceptemos que es mentira lo que dijo alguien “déjalo volar, si regresa es tuyo, si no regresa nunca lo fue” por que la realidad es diferente, se fue porque fue tuyo, pero ya no lo es, si no hubiera sido tuyo no te dolería tanto dejarlo ir, cambia tu imagen física, si antes no te gustaba el color blanco, ahora te puede sentar bien, porque los cambios externos también pueden ser un símbolo de cambios internos, muchas veces tan necesarios para la recuperación y para trascender en la vida que con ciclos cerrados y cambios sigue siendo tu vida.

Nada en esta vida está garantizado, ninguno nos garantiza siempre ganar, y debemos aprender que a veces ganamos y otras perdemos, no hay nada ni nadie que nos devuelva el pasado, ya se fue, se terminó y debemos dar vuelta a la página y entender que lo único que nos pertenece es el presente, lo que vivimos hoy, y si ese hoy se va, dejémoslo ir, soltémoslo aunque no nos valoren ni nos reconozcan y a lo mejor sin que ni siquiera se enteren quienes somos, o como somos, o qué hicimos por este o por aquel, no esperemos “glorias y laureles” después de todo, lo que dimos de nosotras lo dimos y lo hicimos con gusto y con amor.

Vivamos y aceptemos cerrar ciclos sin resentimientos, sin rencores, porque “revolcarnos”en el pasado nos daña, a veces lentamente, y eso nos hace amargarnos y envenenar lo bueno que pueda existir en nuestro interior. La vida nos ofrece nuevas puertas que se abren a nuestro paso, cerremos las puertas viejas para poder vivir el presente con satisfacción, sin olvidarnos en ningún momento que hay una fuerza superior, una fuerza divina, Dios, que nos lleva siempre hacia adelante, que nos sostiene con amor, hay que recordar que el único amor verdadero es el que Dios puso en nuestros corazones, porque sólo nosotras mismas podemos estar seguras del amor que damos, no del que recibimos, somos capaces de medir el amor, nuestro amor el amor que llevamos dentro, ¿has aprendido a cerrar ciclos?

BRILLEN SIEMPRE

Publicado enPSICOLOGIAreflexiones

Y MIS NECESIDADES?????

Este artículo está dedicado a personas que como much@s de mis pacientes sospechan que su máximo tesoro no está afuera sino dentro de sí mismas y que necesitan aprender a reencontrarse con él.

Es curioso como las personas nos dedicamos a pensar en los demás, a complacerlos, a tratar de buscar su aprobación, etc. Y dejamos de tomar en cuenta nuestras necesidades, siempre considerando retomarlas en la primera oportunidad que se presente, sin embargo, ésta nunca llega y si llega la volvemos a posponer.No sé si te suene familiar, esta situación es más recurrente de lo que creemos, incluso llegamos a pensar que es correcto, que seremos egoístas si volteamos a vernos a nosotros mismos, que debemos favorecer el bienestar de nuestra pareja, nuestros hijos, nuestros padres, nuestros jefes, etc., que si no lo hacemos seremos vistos como desconsiderados, por no decir otros calificativos.

Dejamos de escucharnos a nosotros mismos por escuchar lo que los demás nos dicen, aún cuando lo que nos dicen vaya en contra de nuestros deseos, expectativas y/o necesidades.Olvidamos que somos las (los) únicas (os) que realmente sabemos qué necesitamos, que somos sabios de nuestras emociones, sin embargo otorgamos el “poder” a los que nos rodean para opinar e incluso decidir qué, cómo, cuándo, dónde, quién cubrirá nuestras necesidades. Tal es nuestra necesidad de aprobación que renunciamos a la libertad de decidir sobre nuestras vidas.

En toda relación se requiere de un vínculo que permita que esa relación surja, sólo que a veces, ese vínculo es negativo, de total dependencia y vamos ciegos, sordos y mudos dejándole al otro las riendas de nuestras expectativas, es decir, esperamos incluso que adivine que esperamos de la relación y se ponga las pilas para que salga adelante, y nos disponemos a esperar ya que tarde o temprano se dará cuenta de qué y cómo quiero.

Alguna vez leí una frase de Fritz Perls, (padre de la terapia Gestlat), que dice:

“Yo soy yo, Tú eres tú, no estoy en la vida para responder a tus expectativas y tú no estás en la vida para responder a las mías. Si por casualidad nos encontramos, será hermosos, si no, cada uno podrá seguir en paz su propio camino”.

Cuando entendí su mensaje me di cuenta que las personas depositamos en nuestras parejas, nuestros padres, nuestros jefes, amigos, hermanos, etc., la responsabilidad de brindarnos no sólo su apoyo sino los recursos para que nuestras expectativas se cumplan, es más esperamos que ello las cumplan, renunciando a la responsabilidad de cumplir MIS expectativas, el otro (llámese como se llame) podrá ser compañero de viaje, en el camino que hemos decido recorrer, pero NUNCA podrá ser el responsable de facilitarnos ni los recursos, ni la estrategia o el camino que deberemos recorrer.

Ahora bien, ¿cómo seremos capaces de identificar nuestras necesidades?

1.     En primer lugar es necesario escuchar nuestros instintos, nuestro cuerpo es el más sabio con respecto a aquello que requiere y en paralelo nuestro yo interno también sabe perfectamente que emociones nos envuelven y cuáles son nuestras necesidades, entonces necesitamos aprender a identificar, por ejemplo: si tengo hambre o estoy llenando con alimentos mi necesidad de compañía.

2.     Una vez identificada nuestra necesidad real (Hambre o compañía), tenemos que preguntarnos qué requiero para satisfacerla y si cuento con los elementos para cubrirla, sino qué plan necesito establecer para hacerme de los recursos que he identificado, por ejemplo, si lo que necesito es compañía y no tengo amigos, puedo inscribirme en un gimnasio, o en un coro, o en grupo de lectura, o en un curso de cocina, etc., y así rodearme de personas con gustos en común y por qué no hacerme de un grupo de amigos.

3.     Asumir el compromiso que implica el responsabilizarnos de nuestras necesidades ya que gracias a ese compromiso liberamos a los que nos rodean de la carga que hemos sido hasta ahora.

4.     Llevar a cabo el plan que trazamos con el compromiso de no postergarlo y de revisarlo cada vez que sea necesario y de acuerdo a las necesidades que vayamos identificando para hacer los ajustes que sean necesarios.

 Como ves es más sencillo de lo que parece el punto clave es la responsabilidad y en primera instancia es estar consciente de nuestras necesidades. La pregunta clave es ¿cuándo empiezas?

Recuerda que si no puedes realizar este plan de acción por ti sola, la terapia siempre es una excelente alternativa, la ayuda está ahí, al alcance de tu mano, sólo tienes que tomarla.

Publicado enParabolasPSICOLOGIAreflexiones

LA TRISTE HISTORIA DE UNA BRUJA…

Beatriz Bezares García es la autora de esta interesantísima historia, nos presenta elementos que nos lleva a la reflexión de manera amena. En el plano profesional, el uso de metaforas y cuentos, es uno de mis recursos predilectos, sobretodo al enfocarme en situaciones de violencia.
He visto los rostros de las niñas y adolescentes al escuchar esta historia, y su mirada sorprendida al repetirse así misma la solución de la protagonista, al igual que las mujeres adultas!! Es una historia que abre la puerta al empoderamiento de la mujer, espero la disfruten.

LA TRISTE HISTORIA DE UNA BRUJA

Dentro de una cueva subterránea vive el destinetero, su trabajo consiste en observar las auras de los niños y de acuerdo a la forma de sus ojos, predice el destino de los futuros hombres. Sus decisiones son muy sabias y pocos son los que se atreven a contradecirlo.

Fue así como un día la señora Murrieta llevó a su hija Fausta a que le predijera el futuro. Era una costumbre que las madres hacían para no errar y saber desde un principio qué educación brindarles a sus hijos.

Iba también con ellas la vecina y su hija Melina, una niña rubia de ojos verdes. A Fausta no le importaba ser amiga de una niña tan bonita, pues tenía la creencia de que llegaría muy lejos con la medicina, que importa que no fuera muy agraciada, pues pensaba ser la mejor doctora que se ha conocido.

Su madre hizo la pregunta:
— Gran guía, ¿qué será de mi preciosa hija?
—Como Fausta sé que se llama sin que tú me lo digas—contestó sin titubear—, sé también que una bruja malvada en el futuro será.

¿Bruja? ¿Malvada? ¡No, no, se ha de haber equivocado!, pensó Fausta, tal vez confundió médico con bruja. Y ya iba a reclamar cuando la vecina también preguntó:

— Gran guía, ¿qué será de mi preciosa hija?
—Como Melina sé que se llama sin que tú me lo digas—contestó de nuevo el destinetero—, sé también que una hermosa hada en el futuro será.

Las dos madres salieron muy satisfechas con sus hijas, pues habían dado a luz a dos protagonistas de cuento de hadas. No es para menos, cualquiera cría médicos, arquitectos, profesores, dentistas, ¡qué va!… ¿Pero díganme cuántas hadas y brujas hay en el mundo? Era un suceso digno de celebrarse.

Cuando Fausta regresó de su escuela al otro día, vio sobre su cama una enorme caja de regalo con una nota que decía: “Para que nuestra inteligente hija cumpla su destino”. Abrió la caja y encontró para su decepción: dos calderitos, una mini escoba, una bola de cristal, una rana dentro de un frasco y un sombrerito coqueto que terminaba en pico.

Ella no entendía porque le regalaban esas cosas. No lo encontraba divertido, ¿se estarían burlando sus papás? Cómo no tenía intención de usar ninguno de estos objetos raros, terminó por abandonarlos debajo de su cama.

Salió al jardín para animarse un poco y vio frente a su casa que Melina jugaba feliz con una varita mágica que tenía en la punta una estrella dorada. Iba con intención de acercarse y preguntar si podía jugar con ella, cuando una abeja se puso a gimotear una cancioncilla molesta en su oído.

— ¿Te gusta mi abeja? —chilló con su vocecilla Melina— Tengo muchas, mira en el panal —levantó su varita y señaló la rama de un frondoso árbol donde colgaba un panal que ejecutaba toda una orquesta—. Las alimento con todas esas flores que ves allá. ¡Ah, y además tengo un pony! —terminó diciendo con una sonrisa abierta e irritante.

Melina llevaba puesto un vestidito corto azul cielo con volantes rosas pastel en las mangas, sin duda alguna lucía esplendorosa, lo suficiente como para molestar a una niña con una simple y estúpida túnica negra.

A partir de ese momento la amistad entre ellas cambió. La pequeña hada no dejaba de presumirle a Fausta sus artefactos mágicos y sus lindos vestidos, por lo que la brujita se volvió verde de envidia. Ella también quería lindos juguetes, bonitas mascotas y lindos vestidos.

— Hija, debes aceptar tu oficio con dignidad —le repetía su padre una y otra vez— el destino te puso en el camino de la brujería y así es como debe ser.

En la escuela Fausta sufría mucho por conseguir amigos, pues la rechazaban por tener la piel verde y una vestimenta anticuada; mientras que Melina tenía más amigos de lo que podía contar con los dedos de su mano, la seguían a todos lados y le pedían muchos consejos.

Y aunque siempre estaba sola, Fausta disfrutaba mucho la escuela, aprender le daba nuevas esperanzas; sospechaba que el conocimiento sería su única herramienta para enfrentar al destino. El único problema era que ni en clases sus compañeros la dejaban tranquila, siempre que ella quería participar, se burlaban de ella y la insultaban diciéndole que era muy fea. El único refugio que tenía era el baño de la escuela, ahí todas las tardes le lloraba a su retrete favorito. A Melina en cambio se le hacían muy aburridas las clases, profesores parloteando a cada rato detalles que a nadie le importaba; pero por ser hermosa siempre la pasaban con diez.
Un día antes de la fiesta de graduación a la hadita le salieron unas hermosas alas violáceas que cautivaron a todos los que la miraban. A Fausta, sólo le salió una horripilante verruga en la nariz.

Desolada se refugió en las entrañas del bosque donde compró una cabaña muy sencilla alejada de la civilización. Ahí creó una basta biblioteca donde aprendió física y química. Como ninguna Universidad la aceptaban por miedo a supuestas maldiciones, y al no ver cumplido su sueño de ser doctora, se conformó con aprender por correo farmacéutica.

Bajo un laboratorio improvisado creó muchos medicamentos a los que ella llamó “Pócimas”. Las vendía a buen precio y se volvió famosa, a cada rato iban a verla para comprar una Pócima milagrosa, que si para el cutis, los reumas, la gripe, el insomnio, la alergia…

Melina tampoco ingresó a la Universidad, simplemente no le interesaba, ella era feliz chismeando con los animales del bosque y jugando a las escondidas con otras hadas y lindas criaturas. Aunque no todo era mil sobre hojuelas, también tenía un lado malévolo que la impulsaba a molestar a la bruja del bosque todas las mañanas mientras ella aún dormía. Le gritaba a su ventana: “Eres fea y te morirás fea. Nadie te quiere, si gustas puedes volverte más verde, pues nadie te va a hacer caso.”

Poco a poco Fausta se cansó de las burlas y decidió vengarse, aún cuando estaba segura de que Melina lo hacía de pura envidia. No había nadie tan sabia y poderosa como la mismísima “Bruja del bosque”.

Su ayudante, un jorobado amante del tap, pero que no podía bailar por culpa de su joroba, recibió órdenes de su jefa de robarse las alas de esa molesta hada, tan molesta como el zigzagueo de una mosca. Al menos ya no podría volar hasta su ventana y decirle esas cosas horrendas que escuchaba todas las mañanas.

Día con día llegaba el jorobado con alas de colores, pero ninguna pertenecía a Melina, Fausta lo sabía pues a la mañana siguiente escuchaba de nuevo: Eres fea y te morirás fea… y todos aquellos insultos que no es necesario repetir para que Fausta no se ofenda más. Para remediar ese problema de una vez por todas, la bruja le pidió a su ayudante el hada completa.

Y así, a las once de la noche, justo una hora antes de su cumpleaños, el jorobado entró a la casa con un costal en hombros. En el interior de la bolsa alguien gritaba y suplicaba piedad, y el corazón de Fausta bailaba de emoción al pensar que por fin arreglaría cuentas con su antigua rival. Corrió por una enorme jaula y ahí aventó el costal, luego cerró la puertecita y desde afuera con una vara abrió la bolsa y salió a toda velocidad una hermosa hada azul; pero no era Melina.

— ¿Por qué me has encerrado, malvada bruja? —preguntó asustada la hada azul— ¿qué mal te he hecho?

—Tú ninguno, por cierto —respondió Fausta— pero hay un hada que es más molesta que un calcetín húmedo dentro de un zapato. Estoy cansada de que me traten como a un ser despreciable. De cierto que yo no he elegido este camino y no es justo que aparte me lo echen en cara todos los días.

La hadita azul guardó silencio un rato y al final le expuso a la bruja una teoría sobre revelarse contra el destino.

—No entiendo porque tanto sufrimiento, si no quieres ser bruja pues no lo seas y ya. ¿Qué más da si un tal destinetero te dijo que lo serías? Tú tienes voz y puedes decir sin problema: No quiero, gracias, mi destino lo marco yo.

Por un momento la bruja quedó perpleja, nunca se imaginó que podría hacer tal cosa, era el consejo más atrevido que alguien le había dicho. De todas formas ya era demasiado tarde, había sido educada como bruja, y por lo tanto, bruja debía ser; más aún si piensa y se comporta como tal. El hada azul aprovechó la confusión de Fausta y, para salir de aquel embrollo, le prometió que si la dejaba libre, ella le regalaría unas lindas alas.

—¿Y podré verme bella como una mariposa? —dijo la bruja con los ojos llorosos.
—Pues confórmate con verte como un murciélago —replicó el hada.

Decidida, Fausta abrió la puerta de la jaula y cerró los ojos. Imaginaba todo lo que podría hacer con unas alas nuevas, ya no necesitaría de escobas ni artefactos raros, podría ser libre como una libélula y volar a lugares nunca antes vistos… y tal vez, sólo tal vez, la gente podría verla como alguien diferente. Pero cuando sospechó que ya había pasado un tiempo y nada de nada, escuchó azotarse la puerta de la cabaña… Sí, el hada azul se había escapado…

Unas lágrimas se escaparon de la mejilla verde de Fausta. Siempre era lo mismo. No servía de nada soñar en tonterías. El jorobado la había estado observando y sintió tristeza de ver así a su jefa, ella que ponía empeño en ser mejor cada día, y más aún que era su cumpleaños.

Se retiró en silencio a la cocina y preparó té y pastelillos para ambos. Fausta, aunque agradecía el gesto de su ayudante, no tenía muchos ánimos de festejar. Sin embargo, una vocecita en su interior no dejaba de repetirle: Si el destinetero pudo decidir mi vida con sólo enunciar unas palabras como si fueran ciertas, tal vez yo también pueda hacerlo y decidir lo que haré el resto de mis días… Educarme a mí misma…

QUE ESTE SEA UNO DE TUS MEJORES DIAS…………… BRILLA SIEMPRE