Epigrama (Ernesto Cardenal)

Al perderte yo a ti,
tú y yo hemos perdido: yo, porque tú eras
lo que yo más amaba,


y tú, porque yo era
el que te amaba más. Pero de nosotros dos,
tú pierdes más que yo: porque yo podré
amar a otras
como te amaba a ti, pero a ti nadie te amará
como te amaba yo. Muchachas que algún día
leaís emocionadas estos versos Y soñéis con un poeta Sabed que yo los hice
para una como vosotras y que fue en vano.

Seguir leyendo

Lo practico

No quedes hechizado o atrapado por aquello que te muestra tu propia divinidad interna. En cambio permanece en la pista, en el sendero hacia la divinidad. He sabido de dos hombres que una vez se perdieron en un bosque en una noche muy oscura. Era un bosque peligroso, lleno de animales salvajes, muy denso, rodeado de oscuridad.

Uno de los hombres era un filósofo y el otro un místico un hombre de duda y un hombre de fe. Súbitamente hubo una tormenta, el estallido de truenos y grandes relámpagos. En ese instante de los relámpagos, el filósofo miró al cielo y el místico miró el sendero. Te pierdes en un bosque más denso que el del cuento. La noche es más oscura. Algunas veces resplandece un relámpago. Mira el sendero. Un Chuang Tsé es un relámpago, un Buda es un relámpago. Yo soy un relámpago. No me mires, mira el sendero. Si me miras, ya has perdido… porque el relámpago sólo dura un segundo. Este segundo es raro, mientras que la eternidad penetra el tiempo; es tan sólo como el relámpago. Si miras al relámpago, si miras a un Buda y un Buda es hermoso, el rostro fascina, los ojos son magnéticos si miras a un Buda, has perdido el camino. Mira el camino… sigue el sendero. El Bote Vacío

Seguir leyendo

Dime que no te irás,
porque un gran vacío crece dentro de mí,
sé que me extrañas como yo a ti,
sé que tienes miedo,
que aun me quieres y que es difícil.

Pero sé también que juntos podremos,
lo sé por tu forma de mirarme y hablarme,
que en realidad no quieres irte,
que deseas estar conmigo,

Y aquí estoy, he estado y estaré,
porque lo nuestro es más grande,
porque solo una palabra significa mucho,
solo dila siente su poder y el miedo se ira.

No estás solo, me tienes pero no te atreves a decirlo,
si te vas y me dejas así, algo de mí se romperá,
porque tú eres quien me ilumina,
ocupas mi espacio con tu sonrisa.

Sé que no es fácil, pero podremos,
con solo una palabra,
si tú no te atreves a decirla,
yo si… “AMOR”.

Maria Teresa Jimenez Roldan
Editado por el generador:D

Seguir leyendo

Mal uso del poder

Cuando usas el poder, debes tener profundo respeto y amor por los demás y por la totalidad de la existencia. No interfieras con la vida de la otra persona desde tus ideas intelectuales.Si tienes poder, no manipules a los demás, úsalo creativamente. Ramakrishna tenía un discípulo, Vivekananda, y había en el ashram un hombre muy sencillo e inocente, cuyo nombre era Kalu.

Kalu había convertido su habitación en un templo. En la India, cualquier piedra puede convertirse en un dios, de modo que Kalu poseía trescientos dioses en su pequeña habitación. Vivekananda siempre le decía: `Arroja a esos dioses al Ganges. Esto es una tontería, el dios está dentro`. Pero Kalu decía: `Amo a estas piedras. Son hermosas. Me las ha dado el Ganges. ¿Cómo voy a arrojarlas nuevamente ahora?. No, no puedo`. El día en que Vivekananda alcanzó su primer satori, con la primera ola de poder, tuvo la idea… sólo para divertirse proyectó una idea dentro de la mente de Kalu: `Kalu, lleva ahora a todos tus dioses y arrójalos al Ganges`. Ramakrishna se hallaba sentado afuera. Vio todo este juego. Debe haber visto cómo se proyectaba el pensamiento, pero esperó. Entonces salió Kalu con un gran atado; llevaba a todos los dioses en un enorme bolso. Ramakrishna lo detuvo y le dijo: `Espera, ¿adonde te diriges?`. Kalu respondió: `Se me ha ocurrido la idea que esto es estúpido. Arrojaré todos los dioses al río`. Dijo Ramakrishna: `Espera`. Y llamó a Vivekananda. Ramakrishna le gritó muy enojado: `¿Es ésta tu manera de usar tu poder?`. Y le dijo a Kalu: `Ve a tu habitación, vuelve a colocar a tus dioses en sus lugares. Esta idea no es tuya, es de Vivekananda`. Kalu admitió que el pensamiento le había resultado extraño, como si le hubiera poseído, como si lo hubiera golpeado desde afuera`. Ramakrishna estaba tan enojado con Vivekananda que le dijo: `Ahora yo guardaré tu llave. No tendrás más satoris… sólo recibirás esta llave tres días antes que mueras. Y así es como sucedió. Durante años lloró y lloró, pero no pudo tener otro satori. Lo intentó mucho. Cuando Ramakrishna agonizaba él le dijo: `Devuélveme la llave`. Pero Ramakrishna respondió: `No, porque pareces peligroso. Semejante poder no puede usarse de esa manera. Espera. Todavía no eres suficientemente puro. Continúa llorando y meditando`. Y exactamente tres días antes de que Vivekananda muriera tuvo otro satori. Supo entonces que había llegado el momento de su muerte. Los Sufis: El Pueblo del Sendero

Seguir leyendo

La inocencia

El corazón puede hablarle a la roca… el supremo amor revela ese misterio. Vuélvete loco desde tu corazón. De haber vivido en nuestra época, San Francisco de Asís ciertamente estaría en un manicomio.Hablándole a los árboles, diciéndole al almendro: `Hermano, ¿cómo estás?`, de haber estado aquí, lo habrían encerrado. `Hermano, cántame acerca de Dios`, le dirá al almendro. Y no sólo eso, él oye la canción que canta el almendro. ¡Está loco! ¡Necesita tratamiento!

Habla al río y a los peces, y proclama que los peces le responden. Habla a las piedras y a las rocas. ¿Es necesaria más evidencia que pruebe su locura? Está loco. ¿Pero no te gustaría estar loco como San Francisco de Asís? Sólo piensa: la capacidad de oir cantar al almendro, y el corazón que siente a los árboles como hermanos y hermanas, el corazón que puede hablarle a la roca, el corazón que ve a Dios en todas partes, todo alrededor, en todas formas… Debe ser un corazón de absoluto amor; el amor absoluto te revela ese misterio. Pero para la mente lógica, por supuesto, estas cosas son tonterías. Para mí son éstas las únicas cosas significativas. Vuélvete loco, si puedes, vuélvete loco desde el corazón. Antigua Música en los Pinos

Seguir leyendo

Recapitulación – Jose Angel Buesa

RECAPITULACIÓN Yo he vivido mi vida: si fue larga o fue corta,
si fue alegre o fue triste, ya casi no me importa.
Y aquí estoy, esperando. No sé bien lo que espero,
si el amor o la muerte, -lo que pase primero.
Algo tuve algún día; lo perdí de algún modo,
y me dará lo mismo cuando lo pierda todo.
Pero no me lamento de mi mala fortuna,
pues me queda un palacio de cristal en la luna,
y por andar errante, por vivir el momento,
son tan buenos amigos mi corazón y el viento. Por eso y otras me deja indiferente,
aquí, allá y dondequiera, lo que diga la gente.
—¿Trampas?— Pues sí, hice algunas;
pero, mal jugador, yo perdí más que nadie
con mis trampas de amor. —¿Pecados?— Sí, aunque leves, de esos que Dios perdona,
porque, a pesar de todo, Dios no es mala persona.
—¿Mentiras?— Dije muchas, y de bello artificio,
pero que en un poeta son cosas del oficio.
Y en los casos dudosos, si hice bien o mal,
ya arreglaremos cuentas en el Juicio Final. Eso es todo. He vivido.
La vida que me queda puede tener dos caras,
igual que una moneda: una que es de oro puro
—la cara del pasado— y otra —la del presente—
que es de plomo dorado. Por lo demás, ya es tarde; pero no tengo prisa,
y esperaré la muerte con mi mejor sonrisa,
y seguiré viviendo de la misma manera,
que es vivir cada instante como una vida entera,
mientras siguen andando, de un modo parecido,
los hombres con el tiempo y el tiempo hacia el olvido. José Ángel Buesa

Seguir leyendo

Ley de Murphy – Corolarios

Básicamente la Ley de Murphy se puede resumir en los siguientes corolarios:

1. Si algo puede salir mal, saldrá mal.
2. Todo lleva más tiempo del que usted piensa.
3. Si existe la posibilidad de que varias cosas vayan mal, la que cause más perjuicios será la única que vaya mal.
4. Si usted intuye que hay cuatro posibilidades de que una gestión vaya mal y las evita, al momento aparecerá espontáneamente una quinta posibilidad.
5. Cuando las cosas se dejan a su aire, suelen ir de mal en peor.
6. En cuanto se ponga a hacer algo, se dará cuenta de que hay otra cosa que debería haber hecho antes.
7. Cualquier solución entraña nuevos problemas.
8. Es inútil hacer algo a prueba de tontos, porque los tontos son muy ingeniosos.
9. La naturaleza siempre está de parte de la imperfección oculta.
10. La madre Naturaleza es una malvada.
11. Es imposible enseñar algo a alguien que cree saberlo.
12. Cuando se intente demostrar que algo no funciona, funcionará. (Esta ley es aplicable en viceversa)
13. No puedes ganar más de 3 veces seguidas. (a menos que trates de demostrarlo)
14. Si te despiertas de buen humor, siempre habrá algo que vuelva malo el día.
15. Cuando buscas algo, encontrarás todo lo perdido, menos lo buscado.
16. Cuando pares de buscar algo, lo encontraras.
17. Si un artefacto no anda, apágalo y enciéndelo el día siguiente, volverá a funcionar como debe.
18. En la cocina, todos los objetos que caen, van a parar abajo de la alacena.
19. Cualquier objeto pequeño que caiga sobre un piso que tenga una rejilla, por más lejos que esté o más pequeña que sea, siempre va a parar a la rejilla.
20. En el patio siempre hay una silla rota.
21. Todo que parece que puede ser beneficioso resulta una ruina .
22. Si explicas algo de modo que lo pueda entender los alumnos, el profesor no lo entenderá.
23. Si se te pierde algo en la calle , por mucho que busques no lo encontrarás.
24. Si dejas que las cosas vaya a su aire, irán mal. Si intervienes, irán peor.
25. Cada reparación crea nuevas averías.
26. Si tienes papel, no tendrás bolígrafo, si tienes bolígrafo, no tendrás papel; y si tienes papel y bolígrafo, no necesitarás escribir nada.[3]
27. Si tienes algo importante que decirle a una persona, no la encontraras; si la encuentras, olvidaras lo que tienes que decirle; si lo recuerdas, la persona ya se habra ido

Seguir leyendo

Me gustas cuando callas – Poema 15 Pablo Neruda

Me gustas cuando callas – Poema 15 Pablo Neruda

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.

Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.

Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.

Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

Seguir leyendo