El corazón puede hablarle a la roca… el supremo amor revela ese misterio. Vuélvete loco desde tu corazón. De haber vivido en nuestra época, San Francisco de Asís ciertamente estaría en un manicomio.Hablándole a los árboles, diciéndole al almendro: `Hermano, ¿cómo estás?`, de haber estado aquí, lo habrían encerrado. `Hermano, cántame acerca de Dios`, le dirá al almendro. Y no sólo eso, él oye la canción que canta el almendro. ¡Está loco! ¡Necesita tratamiento!

Habla al río y a los peces, y proclama que los peces le responden. Habla a las piedras y a las rocas. ¿Es necesaria más evidencia que pruebe su locura? Está loco. ¿Pero no te gustaría estar loco como San Francisco de Asís? Sólo piensa: la capacidad de oir cantar al almendro, y el corazón que siente a los árboles como hermanos y hermanas, el corazón que puede hablarle a la roca, el corazón que ve a Dios en todas partes, todo alrededor, en todas formas… Debe ser un corazón de absoluto amor; el amor absoluto te revela ese misterio. Pero para la mente lógica, por supuesto, estas cosas son tonterías. Para mí son éstas las únicas cosas significativas. Vuélvete loco, si puedes, vuélvete loco desde el corazón. Antigua Música en los Pinos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

VI. En la despedida

No diga que va a extrañar.Aunque lo piense.Aunque lo sepa y en…

El tonto duerme

El tonto duerme… Todos estáis dormidos, así que todos sois tontos. No…

cuando te pienso…………………

Cuando te pienso te imagino y enloquezco……………………………..

¡Oh felíz culpa!

El místico judío Baal Shem tenía una curiosa forma de orar a…

La inocencia El corazón puede hablarle a la roca… el supremo amor revela ese misterio. Vuélvete loco desde tu corazón. De haber vivido en nuestra época, San Francisco de Asís ciertamente estaría en un manicomio. Hablándole a los árboles, diciéndole al almendro:
`Hermano, ¿cómo estás?`, de haber estado aquí, lo habrían encerrado. `Hermano, cántame acerca de Dios`, le dirá al almendro. Y no sólo eso, él oye la canción que canta el almendro. ¡Está loco! ¡Necesita tratamiento!

Habla al río y a los peces, y proclama que los peces le responden. Habla a las piedras y a las rocas. ¿Es necesaria más evidencia que pruebe su locura? Está loco. ¿Pero no te gustaría estar loco como San Francisco de Asís? Sólo piensa: la capacidad de oir cantar al almendro, y el corazón que siente a los árboles como hermanos y hermanas, el corazón que puede hablarle a la roca, el corazón que ve a Dios en todas partes, todo alrededor, en todas formas… Debe ser un corazón de absoluto amor; el amor absoluto te revela ese misterio. Pero para la mente lógica, por supuesto, estas cosas son tonterías. Para mí son éstas las únicas cosas significativas. Vuélvete loco, si puedes, vuélvete loco desde el corazón. Antigua Música en los Pinos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Pirámide de Maslow

Y tú… ¿que necesitas? Has pensado en lo que realmente necesitas y…

El águila que nunca fue

Un guerrero indio encontró un huevo de águila en el tope de…

Wayne Dyer – Tu Ultima Llamada Para La Inspiracion – 13-14

Wayne Dyer – Tu Ultima Llamada Para La Inspiracion – 13-14

El tesoro de Bat

Nasan era un anciano que vivía feliz en la gran estepa de…