Los animales se reunieron en asamblea y comenzaron a quejarse de que los humanos no hacían-. más que quitarles cosas. «Se llevan mi leche», dijo la vaca. «Se llevan mis huevos», dijo la gallina. «Se llevan mi carne y mi tocino», dijo el cerdo. «Me persiguen para llevarse mi grasa», dijo la ballena.

Y así sucesivamente.
Por fin habló el caracol: «Yo tengo algo que les gustaría tener más que cualquier otra cosa. Algo que ciertamente me arrebatarían si pudieran: TIEMPO».

Tienes todo el tiempo del mundo. Sólo hace falta que quieras tomártelo. ¿Qué te detiene?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

El rey y sus dientes

En un país muy lejano, al oriente del gran desierto vivía un…

EL RATÓN CAMPESTRE Y EL CORTESANO

Un ratón campesino tenía por amigo a otro de la corte, y…

Nasrudin y la tumba

Sucedió que el mulá Nasruddin entró en la oficina de un ce­…

La flor

Había una joven muy rica, que tenia todo: un marido maravilloso, hijos…