En una ocasión, un maestro paseaba tranquilamente con sus discípulos a los cuales, intentaba enseñarles la ciencia de la meditación y del conocimiento interior. Al internarse por un camino pedregoso, vio que las piedras estaban cubiertas de sangre.

– De quién es esa sangre? -preguntó extrañado.

-Es de Jaime -le respondieron algunos discípulos-. Como no progresa rápido hacia la libertad interior y la paz sublime, se mortifica caminando descalzo por estas piedras.

El maestro hizo llamar a Jaime, que había sido el mejor músico de laúd que jamás él hubo conocido.

-Vamos a ver, querido discípulo -le dijo- Sonaba bien tu laúd si tensabas demasiado las cuerdas?

-Claro que no, maestro. Si las tensaba demasiado el sonido no era bueno y además podían quebrarse-.

-Y veamos, mi fiel discípulo, Sonaban bien si las dejabas sueltas?-

-Peor, maestro, porque entonces se enredaban entre ellas-.

-Y bien, cómo sonaban si no las dejabas ni sueltas ni demasiado tensas?-

-Así debía ser, maestro. ¡Entonces sonaban que era un primor!-

-Pues bien, Jaime, así debe ser el esfuerzo que uno aplica sobre sí mismo, ni débil ni excesivo sino adecuado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Persevera

Hace unos años, a un hombre en sus sesentas le fue ofrecido…

La tristeza y la furia

En un reino encantado, donde los hombres nunca pueden llegar, o quizás…

La codicia

La codicia Date cuenta de tu mente y de su codicia y…

La tórtola y la lechuza

Una tórtola y una lechuza habían hecho una excelente amistad. Cierta mañana,…