Desde lo alto de un cocotero, un mono arrojó un coco sobre la cabeza de un sufí. El hombre lo recogió, bebió el dulce jugo, comió la pulpa y se hizo una escudilla con la cáscara.

Gracias por criticarme.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

LA SOSPECHA TRANSFORMA A LOS HOMBRES

LA SOSPECHA TRANSFORMA A LOS HOMBRES El folclore alemán cuenta la historia…

El jardín de la vida

Había una vez, algún lugar que podría ser cualquier lugar, y en…

MOCUS VERDIS

El rey estaba condenado a muerte por un maleficio y la única…

La tienda de la verdad

No podía dar crédito a mis ojos cuando vi el nombre de…