Desde lo alto de un cocotero, un mono arrojó un coco sobre la cabeza de un sufí. El hombre lo recogió, bebió el dulce jugo, comió la pulpa y se hizo una escudilla con la cáscara.

Gracias por criticarme.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Mensaje de año nuevo 2008

Otro año a terminado y otro comienza con nuevas oportunidades, miles de…

El pintor

El monarca de un lejano reino de las montañas llamó al mejor…

LA MARIPOSA (Jorge Bucay)

Mi mamá era hija de una pareja de campesinos de Entre Ríos.…

El reflejo de la vida

Había una vez un anciano que pasaba los días sentado junto a…