Desde lo alto de un cocotero, un mono arrojó un coco sobre la cabeza de un sufí. El hombre lo recogió, bebió el dulce jugo, comió la pulpa y se hizo una escudilla con la cáscara.

Gracias por criticarme.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

El poder del ahora

El poder del ahora. Nos convencemos a nosotros mismos de que la…

El samurai y el ratón

Un samurai tenía problemas a causa de un ratón que había decidido…

El rey y sus dientes

En un país muy lejano, al oriente del gran desierto vivía un…

La flor

Había una joven muy rica, que tenia todo: un marido maravilloso, hijos…