El maestro Zen, Ryokan, llevaba una vida sencillísima en una pequeña cabaña al pie de la montaña. Una noche, estando fuera el maestro, irrumpió un ladrón en la cabaña y se llevó un chasco al descubrir que no había allí nada que robar.
Cuando regresó Ryokan, sorprendió al ladrón. «Te has tomado muchas molestias para visitarme», le dijo al ratero.

«No deberías marcharte con las manos vacías. Por favor, llévate como regalo mis vestidos y mi manta».
Completamente desconcertado, el ladrón tomó las ropas y se largó.
Ryokan se sentó desnudo y se puso a mirar la luna. «Pobre hombre», pensó para sí mismo, «me habría gustado poder regalarle la maravillosa lux de la luna».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Las tres rejas

El joven discípulo de un filósofo sabio llegó a casa de este…

Zanahorias

Nasrudín fue enviado por el rey a investigar sobre la sabiduría de…

La casa imperfecta

Un maestro de construcción ya entrado en años estaba listo para retirarse…

LA MANERA DE AGRADAR AL SEÑOR

LA MANERA DE AGRADAR AL SEÑOR Cierto novicio se acercó al abad…