Cuenta la leyenda que yendo en dirección a Poitiers con su ejército, Juana de Arco encontró -en el medio del camino- un niño que jugaba con tierra y ramas secas.
-¿Qué es lo que haces? -preguntó Juana de Arco.
-¿No ves? -respondió el niño. – Esto es una ciudad.

Muy bien -dijo ella. -Ahora, por favor, sal del medio del camino, que necesito pasar con mis hombres.
El niño se levantó, irritado, y se puso delante de ella.
– Una ciudad no se mueve. Un ejército puede destruirla, pero no se moverá de su lugar.

Sonriendo ante la determinación del muchacho, Juana de Arco le ordenó a su ejército que saliese del camino y que pasase por el costado de la “construcción”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

El mayor de los milagros

El mayor de los milagros Un recordatorio para no enredarse con fenómenos…

El laúd

En una ocasión, un maestro paseaba tranquilamente con sus discípulos a los…

Pedir un espíritu contentadizo

El Señor Vishnú estaba tan harto de las continuas peticiones de su…

Buscando la llave

Muy tarde por la noche Nasrudin se encuentra dando vueltas alrededor de…