El Maestro sentía una fascinación casi pueril por los inventos modernos. Y el día en que por primera vez vio una calculadora de bolsillo apenas podía reponerse de su asombro.

Más tarde, y en un tono muy afable, dijo: “Parece que hay mucha gente que posee una de estas calculadoras, pero no tienen en sus bolsillos nada que merezca la pena calcular”.

Cuando, unas semanas más tarde, un visitante preguntó al Maestro, qué era lo que enseñaba a sus discípulos, el Maestro le respondió:

“Les enseño a establecer correctamente el orden de prioridades: es mejor tener dinero que calcularlo; es mejor tener la experiencia que definirla”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

El rey del Himalaya

Un día al sur del Himalaya el gran Rey de esas tierras…

Un hombre, su caballo y su perro

Un hombre, su caballo y su perro andaban por una calle. Después…

La casa imperfecta

Un maestro de construcción ya entrado en años estaba listo para retirarse…

El pescador satisfecho

El rico industrial del Norte se horrorizó cuando vio a un pescador…