Los discípulos no podían comprender la manera, aparentemente tan arbitraria, en que a unas personas se las aceptaba y a otras se las rechazaba para el discipulado.

Pero lograron hacerse una idea el día en que oyeron decir al Maestro: “No tratéis de enseñar a un cerdo a cantar, porque perderéis el tiempo y conseguiréis irritar al cerdo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

El predicador

Había un predicador que, cada vez que se ponía a rezar no…

La parábola del caballo

Un campesino que enfrentaba muchas dificultades poseía algunos caballos que lo ayudaban…

LA HERMANA MAYOR PREGUNTA

LA HERMANA MAYOR PREGUNTA Cuando su hermano nació, Sa-chi Gabriel le insistía…