Los discípulos no podían comprender la manera, aparentemente tan arbitraria, en que a unas personas se las aceptaba y a otras se las rechazaba para el discipulado.

Pero lograron hacerse una idea el día en que oyeron decir al Maestro: “No tratéis de enseñar a un cerdo a cantar, porque perderéis el tiempo y conseguiréis irritar al cerdo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

El carro de la vida

Existió un viajero que tuvo que hacer una larga travesía, ató su…

El ladron de voces – Alejandro Jodorowsky

El ladron de voces – Alejandro Jodorowsky Después de que los policías…

EL BASTÓN

Érase una vez un maestro zen al que su discípulo veneraba. Le…

El devoto en la cueva

Un hombre devoto había estudiado con diferentes maestros todo las técnicas de…