Nasrudín pasó el otoño entero sembrando y preparando su jardín. Las flores se abrieron en primavera pero Nasrudin observó que algunos dientes de León que él no había plantado estaban en algunos lugares del jardín. Los arrancó, pero las semillas ya se habían esparcido y volvieron a crecer. Trató entonces de encontrar un veneno que afectara al diente de león. Un técnico le dijo que cualquier veneno terminaría matando también a las otras flores. Desesperado pidió ayuda a un jardinero especialista; este le dijo:

-Igual que en el casamiento junto con las cosas buenas, terminan viniendo algunos inconvenientes. -¿Qué hago?, -insistió Nasrudín. -Nada, aunque sean flores que tú no pensabas tener ya forman parte de jardín.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

¡Oh felíz culpa!

El místico judío Baal Shem tenía una curiosa forma de orar a…

Fortunas en el camino

Cierta vez un acaudalado padre de familia llevó a su hijo a…

Las 2 hachas

En un pueblecito, en medio del bosque, vivían dos hermanos junto a…

¿Qué pasaría si diera todo?

Alguna vez has pensado en todo lo que guardas lo que no…