¡PUEDES MEJORAR EN ESTE INSTANTE¡ ¿SABES CUALES SON LAS FORMAS?

1. La Actitud
La Felicidad es una elección que puedo hacer en cualquier momento y en cualquier lugar.
2. El Cuerpo
Mis sentimientos son influidos por mi postura. Una postura adecuada genera una disposición feliz. Es importante que también hagas ejercicio. Mira siempre hacia arriba y sólo podrás reír, pues no conozco a nadie que haya podido llorar en esa postura.
3. El Momento
La felicidad sólo se la puede encontrar en los momentos. La vida siempre tiene derecho a sorprendernos, así que, aprende a vivir el presente sin ningún trauma del pasado ni expectativas del futuro.
4. Nuestra Propia Imagen
Debo aprender a amarme a mí mismo como soy. Creer en uno mismo da resultados. Cuanto más te conozcas, mayor será tu ventaja con respecto a los demás.
5. Las Metas
¿Sabes cual es la diferencia entre un sueño y una meta? Una meta es un sueño con una fecha concreta para convertirse en realidad. Un sueño es solamente un sueño. Atrévete a lograr que esos sueños se hagan realidad
6. El Humor
La sonrisa es muy importante para mejorar la autoestima. Cuando sonreímos, aunque no sintamos nada, nuestro cerebro lo entiende como una señal que todo va bien y manda un mensaje al sistema nervioso central para que libere una sustancia llamada beta-endorfina, que da a la mente una respuesta positiva..
7. El Perdón
Mientras tengas resentimientos y odios, será imposible ser feliz. Lo maravilloso del perdón no es que libera al otro de su eventual culpa, sino que te libera a ti de un sufrimiento
8. Dar
Uno de los verdaderos secretos para ser feliz es aprender a dar.
9. Las Relaciones
Siempre que dos o más personas se unen en un espíritu de colaboración y respeto, la sinergia se manifiesta en forma natural.
10. La Fe
La fe crea confianza, nos da paz mental y libera al alma de sus dudas, las preocupaciones, la ansiedad y el miedo.

Que hoy se el mejor de tus días…
BRILLA SIEMPRE 🙂

Seguir leyendo

Actividad OSHO

Actividad
Recuerda dos palabras: una es “acción”; la otra, “actividad”. La acción no es actividad; la actividad no es acción. Sus naturalezas son diametralmente opuestas. Acción es cuando la situación lo requiere: actúas; respondes.
Actividad es cuando la situación no importa, no se trata de una respuesta; eres tan inquieto interiormente que la situación no es más que un pretexto para mantenerte activo. La acción nace de una mente silenciosa –es la cosa más hermosa del mundo–. La actividad surge de una mente inquieta –es la más deplorable–. Acción es cuando el acto tiene relevancia; la actividad es irrelevante. La acción responde al momento: es espontánea; la actividad está cargada de pasado. No es una respuesta al momento presente, sino más bien el exutorio de la inquietud que has venido arrastrando desde el pasado hasta el presente. La acción es creativa; la actividad es enormemente destructiva: te destruye a ti y destruye a los demás. Trata de entender esa sutil diferencia. Por ejemplo: estás hambriento y comes; eso es acción. Pero si no estás hambriento, no tienes el menor apetito y a pesar de todo comes, eso es actividad. Lo que haces es destruir la comida, machacarla con tus mandíbulas hasta destruirla, lo cual te permite un cierto alivio de tu inquietud interior.

Seguir leyendo

LA RESPUESTA

LA RESPUESTA
Cierta vez un hombre interrogó al rabino Joshua ben Karechah:
¿Por qué Dios escogió una zarza para hablar con Moisés?
El rabino respondió:

Si él hubiera escogido un olivo o una morera, tú te habrías hecho la misma pregunta. Pero no puedo dejarte sin una respuesta: por eso te digo que Dios escogió una mísera y pequeña zarza para mostrar que no hay ningún lugar de la tierra donde Él no esté presente.

Seguir leyendo