UNA CITA CONTIGO MISM@

En vez de lamentarte porque no tienes una pareja a tu lado preocúpate por ser feliz contigo mismo. Los fines de semana que vienen haz planes para pasarlo bien con la persona más importante de tu vida y a quien más deberías amar; esa persona eres tú.

Si poco a poco te comienzas a dedicar tiempo te darás cuenta que la vida se puede disfrutar muchísimo, aun cuando no tienes pareja. Y lo mejor de todo es que mientras más cosas te atrevas hacer sol@, te sentirás más segur@ y tu autoestima aumentará más y más.

Actividades para pasarla bien contigo mism@:

1. Haz un recuento de las cosas que mas disfrutabas hacer y comienza a hacerlas otra vez; ya sea correr bicicleta, visitar museos, ir al teatro o a festivales.

2. Aprende a hacer algo nuevo.
3.- Ve de compras quizas hace mucho que no te comprabas algo , recuerda que cuando uno se ve en el espejo y se ve lind@ el estado de animo de siente mejor.
4.- cocina tu platillo favorito, renta una pelicula pero procura qu eno tenga historias de amor , para que no sufras
5.- Diariamente, medita en lo positivo que será tu día y tu futuro. No te lamentes y da gracias por todo. Ser feliz contigo mism@ es el primer paso poder ser feliz en una futura relación.

Seguir leyendo

La casa imperfecta

Un maestro de construcción ya entrado en años estaba listo para retirarse a disfrutar sun pensión de jubilación. Le contó a su jefe acerca de sus planes de dejar el trabajo para llevar una vida más placentera con su esposa y su familia. Iba a extrañar su salario mensual, pero necesitaba retirarse; ya se las arreglarían de alguna manera.

El jefe se dio cuenta de que era inevitable que su buen empleado dejara la compañía y le pidió, como favor personal, que hiciera el múltimo esfuerzo: construir una casa más. El hombre accedió y comenzó su trabajo, pero se veía a las claras que no estaba poniendo el corazón en lo que hacía. Utilizaba materiales de inferior calidad, y su trabajo, lo mismo que el de sus ayudantes, era deficiente. Era una infortunada manera de poner punto final a su carrera.

Cuando el albañil terminó el trabajo, el jefe fue a inspeccionar la casa y le extendió las llaves de la puerta principal. "Esta es tu casa, querido amigo -dijo-. Es un regalo para ti".

Si el albañil hubiera sabido que estaba construyendo su propia casa, seguramente la hubiera hecho totalmente diferente. ¡Ahora tendría que vivir en la casa imperfecta que había construido!

Construimos nuestras vidas de manera distraida, reaccionando cuando deberíamos actuar, y sin poner en esa actuación lo mejor de nosotros. Muchas veces, ni siquiera hacemos nuestro mejor esfuerzo en el trabajo. Entonces de repente vemos la situación que hemos creado y descubrimos que estamos viviendo en la casa que hemos construido. Si lo hubiéramos sabido antes, la habríamos hecho diferente.

La conclusión es que debemos pensar como si estuviésemos construyendo nuestra casa. Cada día clavamos un clavo, levantamos una pared o edificamos un techo. Construir con sabiduría es la única regla que podemos reforzar en nuestra existencia. Inclusive si la vivimos sólo por un día, ese día merece ser vivido con gracia y dignidad.

La vida es como un proyecto de hágalo-usted-mismo. Su vida, ahora, es el resultado de sus actitudes y elecciones del pasado. ¡Su vida de mañana será el resultado de sus actitudes y elecciones de hoy!

Seguir leyendo