El señor Naoshige declaró un día a Shimomura Shoun, uno de sus más viejos samurais:
– La fuerza y el vigor del joven Katsuchige son admirables para su edad. Cuando lucha con sus compañeros vence incluso a los mayores que él.
– A pesar de que ya no soy joven estoy ddispuesto a apostar que no conseguirá vencerme – afirmó el anciano Shoun. Para Naoshige fue un placer organizar el encuentro que tuvo lugar esa misma noche en el patio del castillo, en medio de un gran número de samurais. Estos estaban impacientes por ver lo que le iba a suceder al viejo farsante de Shoun.
Desde el comienzo del encuentro, el joven y poderoso Katsushige se precipitó sobre su frágil adversario agarrándolo firmemente, decidido a hacerlo picadillo. Shoun estuvo a punto de caer varias veces al suelo y de rodar en el polvo. Sin embargo, ante la sorpresa general, cada vez se restableció en el último momento. El joven, exasperado, intentó dejarle caer de nuevo poniendo toda su fuerza en el empeño, pero esta vez, Shoun aprovechó hábilmente su movimiento y fue él quien desequilibró a Katsushige arrojándolo al suelo.
Después de ayudar a su adversario semi-inconsciente a levantarse, se acercó al señor Naoshige y le dijo:
– Sentirse orgulloso de su fuerza cuando aún no se domina la fogosidad es como vanagloriarse públicamente de sus defectos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

amor cybernetico?

en la computadora puedes imaginarte lo que tu deseas y como no hay ningun estimulo que te regrese a la realidad idealizas, idealizas e idealizas a la otra persona, al estar detras de una pantalla los defectos, lo negativo no se conoce ni se sufre

Noche de Armonias

Cada gota una armonía, Miles de ellas una sinfonía. Notas que alimentan…

Vulnerabilidad

En alguna platica sostenida con compañeras de la carrera salio a la…

Dos monjes cruzando el río

Había una vez dos monjes zen que caminaban por el bosque de…