Un día, mientras caminaba a través de la selva, un hombre se topó con un feroz tigre. Corrió, pero pronto llegó al borde de un acantilado. Desesperado por salvarse, bajó por una parra y quedó colgando sobre el fatal precipicio.

Mientras estaba ahí colgado, dos ratones aparecieron por un agujero en el acantilado y empezaron a roer la parra.

De pronto, vio un racimo de frutillas en la parra. Las arrancó y se las llevó a la boca… ¡Estaban increíblemente deliciosas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Dientes de leon

Un hombre que se sentía orgullosísimo del césped de su jardín se…

Nasrudin y la tumba

Sucedió que el mulá Nasruddin entró en la oficina de un ce­…

El gallo

Había una vez, en la antigua China, un extraordinario pintor cuya fama…

El discípulo Ananda

“Un día cuando caminaban por una región montañosa, Gautama Buda, ya mayor,…