El monarca de un lejano reino de las montañas llamó al mejor pintor que existía y le preguntó:

– ¿Cuáles son las cosas más difíciles de pintar?

El pintor, sin dudado, aseveró:

– Los perros, los caballos y otras criaturas.

Extrañado, el rey preguntó:

– Entonces, ¿cuáles son las más fáciles?

– Los fantasmas, los monstruos y cosas similares – repuso el pintor, riendo.

Intrigado, el rey preguntó la causa y el artista repuso:

– No hay nadie que no sepa cómo es un perro o un caballo, pero en cambio nadie ha visto monstruos ni fantasmas, por lo que uno los puede representar como quiera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Nasrudín y los dulces

La fiesta reunió a todos los discípulos de Nasrudín. Durante muchas horas…

El problema

Un gran maestro y un guardián compartían la administración de un monasterio…

Sembrar para el futuro

En un oasis escondido en los más lejanos paisajes del desierto, se…

No cambies

Durante años fui un neurótico. Era un ser angustiado, deprimido y egoísta.…