Jaime Sabines

Morir es retirarse, hacerse a un lado,
ocultarse un momento, estarse quieto,
pasar el aire de una orilla a nado
y estar en todas partes en secreto.

Morir es olvidar, ser olvidado,
refugiarse desnudo en el discreto
calor de Dios, y en su cerrado
puño, crecer igual que un feto.

Morir es encenderse bocabajo
hacia el humo y el hueso y la caliza
y hacerse tierra y tierra con trabajo.

Apagarse es morir, lento y aprisa
tomar la eternidad como a destajo
y repartir el alma en la ceniza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Me encanta Dios (Jaime Sabines)

Me encanta Dios. Es un viejo magnifico que no se toma en…

Anoche cuando dormía – Antonio Machado

Anoche cuando dormía soñé, ¡bendita ilusión!, que una fontana fluía dentro de…

GENTE TAN NECESARIA

Hay gente que con solo decir una palabra Enciende la ilusión y…

Comunion plenaria

Los nervios se me adhierenal barro, a las paredes,abrazan los ramajes,penetran en…