Los nervios se me adhieren
al barro, a las paredes,
abrazan los ramajes,
penetran en la tierra,
se esparcen por el aire
hasta tocar el cielo.


El mármol, los caballos,
tienen mis propias venas.
Cualquier dolor lastima
mi carne, mi esqueleto.
¡Las veces que me he muerto
al ver matar a un toro!…

Si diviso una nube
debo emprender el vuelo.
Si una mujer se acuesta
yo me acuesto con ella.
Cuántas veces me he dicho
¿seré yo esa piedra?

Nunca sigo a un cadáver
sin quedarme a su lado.
Cuando ponen un huevo
yo también cacareo.
Basta que alguien me piense
para ser un recuerdo.

 

Oliverio Girondo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Si yo, tú Txus di Fellatio

Un bello poema pensé en poner simplemente el escrito, pero no sería…

De la vida

¡Ay del que llega sediento a ver el agua correr y dice:…

otro de Benedetti

El Sur también existe Con su ritual de acero sus grandes chimeneas…

Con el tiempo – Poema de Jorge Luis Borges

Con el tiempo aprendes la sutil diferencia que hay entre tomar la…