Las cosas no siempre son fácilesLa vida nos depara momentos impredecibles arrojándonos en situaciones para las cuales siempre estamos preparados, exigiéndonos más de lo que podemos dar, empujándonos hasta más allá de nuestro limites.

Las adversidades pueder ser sobrecogedoras, dejándonos con frecuencia en un estado de confusión y desengaño.

Pero son precisamente estos desafíos, estas pruebas de fortaleza, las que nos impulsan hacia adelante, porque es grande la recompensa si nos negamos a darnos por vencido.

Al no dejarnos vencer, descubrimos nuestra fortaleza interior, realizamos nuestra autoestima y nos conectamos con nuestro yo espiritual.

Descubrimos que nuestro temple es más resistente de lo que pensábamos y que en el medio de las complejidades de la vida aun somos capaces de luchar por mejorarnos y ganarle al destino.

La vida no es más que percepción nuestras actitudes y cómo decidimos actuar en pos de nuestras intenciones. Por lo tanto, cuando la vida nos interpone un obstáculo, en vez de preocuparnos porque no estamos preparados o porque es inesperado, debemos interpretar el momento como algo de lo cual aprender, como algo que nos aliente a crecer.

Por sobre todas las cosas, deberíamos considerarlo una oportunidad de ampliar nuestra percepción de la verdadera dicha… La dicha que proviene de una visión totalmente nueva de la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Frases de Isaac Asimov

Escritor estadounidense de origen ruso que destacó especialmente en el género de…

CERRANDO CIRCULOS

Para aquellas personas que siempre están apegadas al pasado, que siempre viven…

LLUEVE MÁS ADELANTE

Luchar contra ciertas cosas que sólo se solucionan con el tiempo es…

guardar los te quiero..

¿En qué hubiese cambiado todo si le hubiese sabido decir a tiempo lo que sentía?