IV. Cosas para no pensar en un Table dance

La verdad es que he abusado de pensamiento, palabra y acción.
He pensado tanto en ti que a veces este silencio
no es sino una repetición de tu nombre
Y mi corazón no es sino una bandera blanca
que pide que el fuego cese
y te busca en el final de la batalla
como se busca a la muerte.
Y tú y tus otras tús no son sino las navajas
del hielo que corta mis manos que intentan no escribir de ti
que ya no resisten y de pronto se aparecen en la piel de otra
y la confunden con la tuya
Argumento por ignorancia claro esta
Y le hablan a otra al oído
suplicando que seas tu
Y le dicen a la misma que el tiempo no ha sido el mismo
intentando que seas tú
Y las manos hablan, cantan, viajan por la guitarra
suplicando que seas tú quien la escucha
Y los labios trepan, muerden y sollozan
y no entienden porque no eres tú quien los besa.
Claro que esto es lo que queda de uno
cuando al besar se piensa
y cuando se le permite al corazón gobernar a la cabeza
Y se siente soledad
y el desangrar de la herida
y el silencio de tus labios
y el jamás llamarte mía
y se me muere la noche
con una mujer distinta
a la que arrulla mis sueños
a la que encuentro en las sombras
pero que busco de día.

Publicado en Sin categoría

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.