Instruccionario para hablar de amor. Abel Velasquez. (parte 4)

No le diga que es especial.
Eso ya lo sabe si no probablemente no se habría fijado usted en ella.
No le diga que nunca antes se había sentido así.
Esa es la primer mentira que escuchan cuando se enamoran.
No le pida que le lea la mente.
Ellas tienen ese poder
No le pida que lo abandone.
Ellas pueden desprenderse de la vida si es necesario después de amarla hasta la incomprensión.
No la mire a los ojos
No le mienta lo que no está sintiendo
No muestre la seguridad que no tiene
No tenga miedo a tartamudear
No espere que ella se impresione.
No la deje sola ni un momento.
No compita con su silencio, lleva las de perder.
No le hable de momentos que ellas pueden construirlos de la nada utilizando tan solo un soplo del viento y parte de su mirada.
No le hable al oído
Porque atrapa las palabras.
No le llore si le dice que ella no está enamorada.
No la siga hasta su casa.
No le llame si no siente que es su corazón silente el que desea escucharla.
Y no la bese.
Jamás en la primera cita.
No la bese porque no hay boca que se resista al contacto de otros labios
Y pueda permanecer en orden
Mientras se le muere el alma.
No la bese que tal vez sea la última vez que controle su respiración.
No la bese que ella sabrá que en silencio
Mientras sus labios trataban de sollozarle un te quiero
Su mente ya no le pertenece
Y a ellas no les interesa
Tener un esclavo de noche
Con quien compartir la almohada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Todos dicen te quiero – Tontxu

Todos dicen te quiero – Tontxu Todos dicen te quiero, no te…

LA RESPUESTA

LA RESPUESTA Cierta vez un hombre interrogó al rabino Joshua ben Karechah:…

DEJAME IR………YA NO ME LLAMES

¿Hay algo que pueda doler más que escuchar estas palabras en boca…

EL SENTIDO DE LA VIDA…..

Preguntarnos por el sentido de la vida no suele plantearse mientras todo…