Instruccionario para hablar de amor. Abel Velasquez. (parte 3)

Salga hasta donde la ventana le permita sentir la humedad o el frío de la madrugada larga.
Impregne ese sabor de oscuridad en su rostro y mire hacia arriba.
Seleccione un par de estrellas y nómbrelas como quiera, como se le ocurra.
Deje que la noche le lleve hasta la punta de una de sus estrellas y lo deje caer.
Lleve consigo una copa de vino tinto y si puede, claro que es preferible, lleve a su mujer.
Y no diga nada.
 

Empate las respiraciones hasta que sienta que ella tampoco necesita hablar.
Toque con la punta de sus dedos el borde de la estrella que ha seleccionado y deje que ella seleccione las dos que considere propias.
Espere a que la justicia les permita mirar la misma y entonces bésela.
Y no diga nada.
Deje que la noche hable por usted.
Que interceda.
Y sólo entonces en silencio diga "gracias".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

El ladron de voces – Alejandro Jodorowsky

El ladron de voces – Alejandro Jodorowsky Después de que los policías…

Nasrudin y la tumba

Sucedió que el mulá Nasruddin entró en la oficina de un ce­…

No puedes obligar a nadie a que te quiera

NO INTENTES CAMBIAR PARA LLEGAR A SER LO QUE TU PAREJA QUIERE QUE SEAS.

Yo estoy aquí por tí y tu por mí

Nasrudín, caminaba tranquilamente por el campo un día soleado. Mientras miraba el…