Junto A Tu Cuerpo ( Salvador Novo)

Junto a tu cuerpo totalmente entregado al mío
Junto a tus hombros tersos de que nacen las rutas de tu abrazo,
De que nacen tu voz y tus miradas, claras y remotas,
Sentí de pronto el infinito vacío de su ausencia.
Si todos estos años que me falta Como una planta trepadora que se coge del viento
He sentido que llega o que regresa en cada contacto
Y ávidamente rasgo todos los días un mensaje que nada contiene sino una fecha
Y su nombre se agranda y vibra cada vez más profundamente
Porque su voz no era más que para mi oído,
Porque cegó mis ojos cuando apartó los suyos
Y mi alma es como un gran templo deshabitado.
Pero este cuerpo tuyo es un dios extraño
Forjado en mis recuerdos, reflejo de mí mismo,
Suave de mi tersura, grande por mis deseos,
Máscara

Seguir leyendo

El vicio

Un padre ya anciano reprendía al borracho de su hijo ya que volvía todas las noches ebrio a su casa. Este prometió enmendarse y beber menos. Esa misma noche, como el hijo no volvía, el padre fue en su búsqueda. Lo encontró medio ahogado, aferrado al pilar del puente que separaba la taberna de la casa. -¿Por qué estás en este estado -preguntó el padre-, precisamente el día que me has prometido beber menos? El hijo respondió: -En efecto he bebido menos y he aquí el resultado. Habitualmente bebo tres vasos de sake y cada noche al volver, veo tres puentes; siempre tomo el del medio y todo va bien. Esta noche solo he bebido dos vasos y he visto dos puentes; al no saber que hacer, he tomado al azar el de la izquierda y he caído en el agua. El padre le dijo: -¡Venga, volvamos! El hijo respondió: -¡Oh, no!, ¡aún no! Déjame ir a beber mi tercer vaso de sake y todo irá mejor. Dicho y hecho. El hijo volvió sano y salvo a la casa por la vía natural.

Seguir leyendo

Elegir el camino

Cuando se le preguntó a Bektash*: -¿Porqué los caminos de desarrollo difieren? Éste respondió: -Dispara una flecha hacia un blanco. Para hacer esto, necesitas un arco, una flecha, un blanco y una persona que dispare. Estos son los elementos que conforman la acción. Pero si el propósito es golpear un objeto contra otro, hay miles de formas de lograrlo. Solo las personas muy superficiales pensarán que la única forma de golpear un objeto con otro consiste en el tiro de la flecha con el arco. Esto es el camino interno, y -continuó Bektash- todo lo que tienen que hacer es darse cuenta de esto. -Pero, -insistió su interlocutor- ¿cómo sabremos cuál es nuestro camino?
-Las personas que pretendan que ustedes sabrán cual es el mejor camino para ustedes, son las que pretenden que lo que les gusta a ustedes es lo que necesitan. El ser humano probablemente no conoce el camino por sí mismo. Necesita que alguien acomode las circunstancias, así como alineando dos superficies para que entren en colisión, en la analogía del arco y el blanco.

*Fundó la orden de derviches Bektasi. Su fama de santidad hizo que se le diera el nombre de Haci Bektas Veli (haci puede traducirse como «peregrino», y veli significa aproximadamente «derviche y santo»). Su filosofía tiene un carácter humanista, basado en la tolerancia y en el amor a la humanidad, y cuenta entre sus preceptos la idea de la igualdad de la mujer. Prestó gran atención a las tradiciones de los clanes turcos, y fue uno de los primeros autores que utilizó el turco como lengua literaria, en libros como Makalat, Feviad, Sadhiyye y Serh-i Besmele.

Seguir leyendo