Estaba el filósofo Diógenes cenando lentejas cuando le vio el filósofo Aristipo, que vivía confortablemente a base de adular al rey.

Y le dijo Aristipo: «Si aprendieras a ser sumiso al rey, no tendrías que comer esa basura de lentejas». A lo que replicó Diógenes: «Si hubieras tú aprendido a comer lentejas, no tendrías que adular al rey».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Fortunas en el camino

Cierta vez un acaudalado padre de familia llevó a su hijo a…

El elefante encadenado – Jorge Bucay

Cuántas veces sentimos que no podemos hacer algo antes de intentarlo simplemente…

La meditación

La meditación Presta atención a todo. No existe nada `grande` ni nada…

La mujer perfecta

Nasrudín conversaba con sus amigos en la casa de té y les…