Estaba el filósofo Diógenes cenando lentejas cuando le vio el filósofo Aristipo, que vivía confortablemente a base de adular al rey.

Y le dijo Aristipo: «Si aprendieras a ser sumiso al rey, no tendrías que comer esa basura de lentejas». A lo que replicó Diógenes: «Si hubieras tú aprendido a comer lentejas, no tendrías que adular al rey».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

El rey y la semilla

En un pueblo lejano, el rey convocó a todos los jóvenes a…

Ser Comun

Ser común Simplemente ser común resulta un milagro. El no anhelar ser…

Haz feliz a la humanidad OSHO

Las personas desgraciadas son peligrosas, por la simple razón de que no…

El amor y la pasión

Había una princesa que estaba locamente enamorada de un capitán de su…