-Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerza para hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no hago bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más?

El maestro, sin mirarlo, le dijo:

-Cuánto lo siento muchacho, no puedo ayudarte, debo resolver primero mi propio problema. Quizás después…, – y haciendo una pausa agregó- si quisieras ayudarme tú a mí, yo podría resolver este tema con más rapidez y después tal vez te pueda ayudar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

La confianza

La confianza Cuando tienes una profunda confianza, esa calidad de confianza transforma…

Dos califas justos

Hubo una vez un califa en Bagdad que deseaba sobre todas las…

El regalo furtivo

Un chico había nacido con una enfermedad que no tenía cura. A…

El rey y sus dientes

En un país muy lejano, al oriente del gran desierto vivía un…