Un maestro le preguntó a sus discípulos:

-¿Cómo sabemos que la noche ha llegado a su fin y el día amanece?

-Porque podemos distinguir una oveja de un perro -dijo uno de los discípulos.

-No, no es la respuesta -dijo el maestro.

-Porque -dijo otro discípulo- podemos distinguir una higuera de un olivo.

-No, tampoco es la respuesta -dijo el maestro.

-Entonces, ¿cómo lo sabemos?

-Cuando miramos un rostro desconocido, un extraño, y vemos que es nuestro hermano, en ese momento ha amanecido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Cuando llega la hora

El maestro Sukehito de encargaba de la enseñanza de los novicios. Desempeñaba…

La farmacia de Nasrudin

Nasrudín estaba sin trabajo y preguntó a algunos amigos a qué profesión…

Vivir como las flores

– Maestro, ¿qué debo hacer para no me moleste la manera de…

La confianza

La confianza Cuando tienes una profunda confianza, esa calidad de confianza transforma…