En los días en que un helado costaba mucho menos, un niño de 10 años entró en un establecimiento y se sentó en una mesa. La mesera puso un vaso de agua enfrente de él.

– ¿Cuánto cuesta un helado con chocolate y maní? -preguntó el niño.
– Cincuenta centavos -respondió la mujer.

El niño sacó la mano del bolsillo y examinó las monedas.
– ¿Cuánto cuesta un helado solo? -volvió a preguntar. Algunas personas esperaban mesa y la camarera ya estaba un poco impaciente.

– Veinticinco centavos -dijo bruscamente.

El niño volvió a contar las monedas.

– Quiero el helado solo -dijo.

La mesera le trajo el helado, puso la cuenta en la mesa y se retiró. El niño terminó el helado, pagó en la caja y salió. Cuando la mesera volvió a limpiar la mesa, le costó tragar saliva al ver que allí, ordenadamente junto al plato vacío, había veinticinco centavos: su propina.

Jamás juzgues a alguien antes de saber por qué.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

La carreta vacía

Caminaba con mi padre cuando él se detuvo en una curva y…

La lección de la mariposa

La lección de la mariposa. Un día de primavera, un viajero descansaba…

La tortuga y la liebre (version coaching)

Érase una vez una tortuga que durante muchos años había vivido satisfecha…

Hay que valorar lo que uno tiene

Había una mujer que siempre se quejaba con su esposo porque éste…