El joven discípulo de un filósofo sabio llegó a casa de este y le dijo:

– Maestro, un amigo suyo estuvo hablando de usted con malevolencia.

– ¡Espera! -lo interrumpió el filósofo-. ¿Ya hiciste pasar por las tres rejas lo que vas a contarme?

– ¿Las tres rejas?

– Sí. La primera es la reja de la verdad. ¿Estás seguro de que lo que quieres decirme es absolutamente cierto?

– No; lo oí comentar a unos vecinos.

– Entonces al menos lo habrás hecho pasar por la segunda reja, que es la bondad. Esto que deseas decirme, ¿es bueno para alguien?

– No, en realidad no. Al contrario…

– ¡Vaya! La última reja es la necesidad. ¿Es necesario hacerme saber eso que tanto te inquieta?

– A decir verdad, no.

– Entonces -dijo el sabio sonriendo-, si no es verdadero, ni bueno, ni necesario, sepultémoslo en el olvido.

Cuántos malos ratos podríamos evitar si sometiéramos a esas tres rejas todo lo que decimos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

El accidente supremo

Sé auténtico en tu búsqueda; haz todo lo que puedas por ella.…

Pelea de lobos

Un viejo cacique de una tribu estaba teniendo una charla con sus…

El monasterio y el ajedrez

El joven dijo al abad del monasterio: -Me gustaría mucho ser un…

Nasrudín y los dulces

La fiesta reunió a todos los discípulos de Nasrudín. Durante muchas horas…