El joven discípulo de un filósofo sabio llegó a casa de este y le dijo:

– Maestro, un amigo suyo estuvo hablando de usted con malevolencia.

– ¡Espera! -lo interrumpió el filósofo-. ¿Ya hiciste pasar por las tres rejas lo que vas a contarme?

– ¿Las tres rejas?

– Sí. La primera es la reja de la verdad. ¿Estás seguro de que lo que quieres decirme es absolutamente cierto?

– No; lo oí comentar a unos vecinos.

– Entonces al menos lo habrás hecho pasar por la segunda reja, que es la bondad. Esto que deseas decirme, ¿es bueno para alguien?

– No, en realidad no. Al contrario…

– ¡Vaya! La última reja es la necesidad. ¿Es necesario hacerme saber eso que tanto te inquieta?

– A decir verdad, no.

– Entonces -dijo el sabio sonriendo-, si no es verdadero, ni bueno, ni necesario, sepultémoslo en el olvido.

Cuántos malos ratos podríamos evitar si sometiéramos a esas tres rejas todo lo que decimos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Frustración

Los discípulos no podían comprender la manera, aparentemente tan arbitraria, en que…

DOS NÚMEROS MENOS JORGE BUCAY

El hombre entra en la zapatería, un vendedor amable se le acerca:…

¡Quién pudiera robar la luna!

El maestro Zen, Ryokan, llevaba una vida sencillísima en una pequeña cabaña…

Vivir como las flores

– Maestro, ¿qué debo hacer para no me moleste la manera de…