Un día, Chuang Tzu y un amigo estaban caminando por la rivera de un río. “Mire a los peces nadando”, dijo Chuang Tzu, “realmente están disfrutando de sí mismos”.

“Usted no es un pez”, contestó el amigo, “así que no puede saber verdaderamente que están disfrutando de sí mismos”.

“Usted no es yo”, dijo Chuang Tzu, “¿así que cómo sabe usted que no sé que los peces están disfrutando de sí mismos?”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

El rey y sus dientes

En un país muy lejano, al oriente del gran desierto vivía un…

Dientes de león

Un hombre que se sentía orgullosísimo del césped de su jardín se…

El rey y la semilla

En un pueblo lejano, el rey convocó a todos los jóvenes a…

Fortunas en el camino

Cierta vez un acaudalado padre de familia llevó a su hijo a…