El dolor emocional es aquel que se presenta en los momentos de crisis de nuestra vida, en los momentos de perdida, por enlistar algunos estarían:

 el divorcio, el desamor, la desaprobación, el rechazo, separación, muerte, etc.

El dolor emocional es uno de los males más frecuentes y que sucede a casi diario a nuestro alrededor o a nosotros mismos, nadie esta libre de sentirlo en un momento o en muchos momentos de la vida. Este tipo de dolor puede llegar sorpresivamente y a medida de que nos toma desprevenidos el golpe es más devastador, por ejemplo cuando existe una infidelidad.

Es el tipo de dolor que no queremos enfrentar  y en muchos de los casos tratamos de evadir, ya que los seres humanos nos vamos haciendo “casi expertos” en evadir las cosas dolorosas de la vida, el sufrimiento es algo que parece tener dos extremos en la reacción humana, uno de los extremos es el auto engaño, ya que no queremos reconocer que algo grave está sucediendo en nuestra vida. Un ejemplo de esto es cuando ante la amenaza de la separación, que es evidente porque nuestra pareja cada vez se aleja mas y mas, tanto físicamente como emocionalmente, queremos creer que no pasa nada, que todo se va a arreglar y esta es una de las formas más comunes de hacernos “tontos solos”.

El otro extremo es la adicción al dolor, existen personas que van pasando de dolor en dolor por la vida, tanto físicamente como emocionalmente. Todos hemos conocido a alguien quien siempre nos hace comentarios sobre lo mal que le ha ido o sobre los problemas físicos que están pasando, sin darse cuenta que ese dolor  le reporta ganancias; un ejemplo muy común es cuando presentamos un comportamiento que verdaderamente da lástima y en realidad eso es lo que buscamos, mostrar un dolor que verdaderamente desgarre para encontrar la compasión de los demás o con esto podemos hacer un chantaje a las personas que nos quieren;  otro ejemplo común es la entrega total, en donde nos muestran todo el sacrificio que se hace o se vive para darle un significado a nuestro actuar, como en el caso donde la madre abnegada a dado todo por sus hijos, lo cual se puede ver como una conducta llena de dolor y que pide compasión.

Es muy duro para cada uno de nosotros, reconocer que en algún momento de nuestra vida hemos estado en estos extremos de esta fina cuerda de la vida que es el dolor emocional.

Una de las características más duras del dolor es que entra en todas las esferas de la vida de cada persona, ya que se convierte en dolor mental, emocional, espiritual y físico, el cual además va afectando a los que nos rodean de muy diversas formas, desde el comprometerlos a estar al lado del “dolido”, hasta repudiar al “dolido” y estos extremos son mecanismos de defensa que tenemos que usar para tratar de mantener un pequeño equilibrio ante el “dolido”.

Ahora pongámonos un momento en el lugar de una persona que está al lado de alguien que sufre, si es una persona con quien sentimos un compromiso de alguna naturaleza, sea emocional o material, ese compromiso o interés, nos hace actuar en compañía del “dolido”, pero cuando es el sentido contrario, donde no tenemos intereses ni emocionales o materiales, o estos interés se han terminado o han cambiado con el “dolido”, nuestro actuar es de repudio, rechazo o alejamiento, tal es el caso donde se ha dejado de querer a la pareja.

A medida de que el dolor va tomando fuerza en nuestro ser, va invadiendo la mente y el cuerpo, por eso es que una persona que presenta dolor emocional, tarde o temprano enfrenta enfermedades que hoy en día sabemos que su origen es de tipo emocional, o como antes se decía que estaba mal de los “nervios” y en el sentido contrario las cosas actúan igual, ya que una persona que sufre dolor físico, su mente va ir sufriendo el desgaste que sufre el cuerpo, hasta invadir las emociones y la psicología de la persona sujeta al dolor.

Esto lo convierte en un tema extremadamente delicado, que podemos suponer que hay dolores que matan, tanto las emociones, como al cuerpo. Por lo tanto hay que tener cuidado en cómo manejar el dolor, ya que existe desde la visión popular de decir “échale ganas”, hasta la postura de consultar a un especialista para encontrar la ayuda mas idónea de cada caso, ya que el dolor, también toma significados diferentes dependiendo de la personalidad del que sufre el dolor sea físico o emocional.

En las etapas de dolor existen muchas conductas:

1.- Conductas de huida.- Se caracterizan por alejarse del evento doloroso.

2.- Conductas de represión.- El inconsciente nos hace olvidar enérgicamente eventos o pensamientos que serían dolorosos si se les permitiese acceder a nuestro pensamiento.

3.- Conductas de proyección.- Son cuando los sentimientos o ideas dolorosas, son proyectadas hacia otras personas o cosas cercanas pero que el individuo siente ajenas y que no tienen nada que ver con él.

4.- Conductas de negación.-  Es cuando la persona trata factores de la realidad obvios, como si no existieran.

5.- Conductas de regresión.-  Que son el retorno a un funcionamiento mental de nivel anterior (“más infantil”).

6.- Conductas de aislamiento.- Que se caracterizan por la  separación del recuerdo y los sentimientos, es cuando alguien deja de sentir algo que realmente le afecta.

7.- Conductas de sustitución.- Son cuando la persona substituye un pensamiento desagradable inmediatamente por uno agradable.

8.- Conductas de desplazamiento.- Es cuando la persona  tiene sentimientos hacia una persona pero los conecta a otra, es el típico “que no busca quien se lo hizo sino quien se la pague”.

9.- Conductas de racionalización.- Es encontrar una auto justificación de los actos, sin percibir los resultados, es cuando se hace exactamente lo contrario  a lo que se necesita.

Muchas de estas conductas, que a resumidas cuentas tratan de ocultar el dolor o evidenciarlo al máximo, se asocian al uso del alcohol, drogas, uso de medicamentos y conductas no sanas en la persona. Ya en realidad se está buscando un “Escape del dolor”.

Un escape muy común, casi imperceptible y cotidiano  es el mira horas y horas la televisión o la computadora y otras distracciones le evitan su situación actual. Estas distracciones sirven para mantenerle aislado de su dolor, pero al final de cuentas no permiten que la persona resuelva el problema, sino que lo deje que eche raíces cada vez más profundas.

Hay que tener cuidado, ya que el dolor emocional puede permanecer instalado en nosotros por un largo período; lo cual nos lleva a dormir rumiando el dolor y al despertar sentiremos el mismo dolor, solo que en muchos de los casos nos vamos acostumbrando al dolor e incluso hay quienes se vuelven adictos al dolor, lo cual conlleva consecuencia incluso el no querer dejarlo, ya que es como despojarnos de una gran arma que nos permite relacionarnos con otras persona, ¿Quién no conoce a alguien que nos ha contado su historia triste y llena de penurias?, en la cual sigue viviendo y te acaso te pones a pensar que motivos tiene para vivir así?.

Hay quienes afirman que el dolor es el mejor maestro, ya que entre más duelan las cosas, mas aprendemos de ellas, y en realidad es al contrario, entre más relajada esta la mente y más confortable  este la persona más fácil es aprender.

Es importante saber si  estamos sufriendo por el mismo dolor desde hace mucho tiempo o acaso se ya se han acumulado más cosas. Es importante identificar el momento de desapegarnos del dolor, si, por contradictorio que parezca, debemos programarnos para dejar el dolor.

Es necesario sentir el dolor mientras nos ayude a aprender más de lo que nos pasa, esto es, mientras represente una forma de ampliar la visión acerca de nosotros mismos, pero no más, jamás permitas que el dolor se instale en tu vida o se convierta en la manera en que vives, ya que se convierte en tu acompañante y te llevará hasta la tumba. Parece obvio que nadie desea apegarse al dolor. En realidad, aún así, desapegarse de él tal vez sea uno de nuestros mayores desafíos.

Pero ¿y qué hacemos con el dolor?. El primer paso es aceptar la necesidad de abandonar un padrón emocional que nos daña y daña o enferma a las personas que nos rodean; pero debes saber que abandonar la fuente del dolor implica sufrimiento. Esto requiere de aprender a hacer el periodo de duelo o luto, ya que, el proceso de recuperación del dolor nos permite vivir de manera mas plena y volver a disfrutar de cada día, de cada persona y de cada cosa que la vida nos da para sentir placer por estar vivos.

El dolor es un sentimiento que se puede considerar normal o verdadero, ya que es una emoción humana, y como tal hay que vivirla en su momento, pero el problema es cuando el dolor se convierte en una arma de negociación o de forma de vivir.

El recuperarnos de una perdida  nutre la capacidad de amar, de vivir y disfrutar mejor las cosas, es un mal entendido que el efecto traumático de una desgracia nos debe sumir en depresión y dolor de por vida. Cuando nos separamos de un padrón emocional doloroso con el cual convivimos por tantos años, debemos mantener la conciencia de su importancia en nuestro proceso de auto-conocimiento: una forma de gratitud por lo aprendido, esto es recoger las lecciones que nos da la vida, para valorar mejor las cosas y disfrutarlas mucho mas.

Para evitar el evadir el dolor, puedes hacer cosas muy sencillas u útiles, como  escribir, todo aquello que te permita tocar fondo con tu dolor, dejar que el llanto se presente, que la rabia se presente, etc. No tienes por qué ocultar tus sentimientos, ya que debes estar consciente que son sentimientos temporales y que te vas a recuperar y te vas a sentir mejor muy pronto.

QUE TENGAN UN EXCELENTE FIN DE SEMANA 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Un conflicto crea otro conflicto – OSHO

Un conflicto crea otro conflicto “Si entiendes, los conflictos naturalmente desaparecen, empiezan…

¿Vives una relación violenta? Descúbrelo!!!!

Son impresionantes estas cifras! En pleno siglo XXI miles de mujeres son…

Frases de Fidel Castro

Fidel Alejandro Castro Ruz​ fue un abogado, militar, político y revolucionario marxista…

Ser madre es una gran responsabilidad – OSHO

Ser madre es una gran responsabilidad “Cuando el niño está en tu…