LA MANERA DE AGRADAR AL SEÑOR

LA MANERA DE AGRADAR AL SEÑOR

Cierto novicio se acercó al abad Macario y le pidió consejo sobre la mejor manera de agradar al Señor.
– Vé hasta el cementerio e insulta a los muertos -le dijo Macario.
El hermano hizo lo que se le ordenó. Al día siguiente, volvió a visitar a Macario.
– ¿Y ellos te respondieron? -preguntó el abad.

El novicio le contestó que no.

-Entonces vuelve allí, y elógialos.

El novicio obedeció. Esa misma tarde, volvió con el abad, que nuevamente quiso saber si los muertos le habían respondido.

– No – dijo el novicio.

Para agradar al Señor, compórtate de la misma manera -le indicó Macario. – No hagas caso del desprecio de los hombres, ni de sus elogios; de esta manera, podrás construir tu propio camino.

Deja un comentario