LA MANERA DE AGRADAR AL SEÑOR

Cierto novicio se acercó al abad Macario y le pidió consejo sobre la mejor manera de agradar al Señor.
– Vé hasta el cementerio e insulta a los muertos -le dijo Macario.
El hermano hizo lo que se le ordenó. Al día siguiente, volvió a visitar a Macario.
– ¿Y ellos te respondieron? -preguntó el abad.

El novicio le contestó que no.

-Entonces vuelve allí, y elógialos.

El novicio obedeció. Esa misma tarde, volvió con el abad, que nuevamente quiso saber si los muertos le habían respondido.

– No – dijo el novicio.

Para agradar al Señor, compórtate de la misma manera -le indicó Macario. – No hagas caso del desprecio de los hombres, ni de sus elogios; de esta manera, podrás construir tu propio camino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

Tarjeta de presentación

Keichu, el gran maestro Zen de Meiji, era director de una catedral…

LA RESPUESTA

LA RESPUESTA Cierta vez un hombre interrogó al rabino Joshua ben Karechah:…

EL BASTÓN

Érase una vez un maestro zen al que su discípulo veneraba. Le…

¿Sera que te quieren por lo que eres?

Cuenta una antigua historia que en el siglo XV vivió el monje…