Un día mientras caminaba a través de la selva un hombre se topó con un feroz tigre. Corrió pero pronto llegó al borde de un acantilado. Desesperado por salvarse, bajó por una parra y quedó colgando sobre el fatal precipicio. Mientras el estaba ahí colgado, dos ratones aparecieron por un agujero en al acantilado y empezaron a roer la parra. De pronto, vio un racimo de frutillas en la parra. Las arrancó y se las llevó a la boca. ¡Estaban increíblemente deliciosas!

Debemos aprender a ver siempre la oportunidad en los momentos más difíciles y disfrutar hasta el último momento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

LA SOSPECHA TRANSFORMA A LOS HOMBRES

LA SOSPECHA TRANSFORMA A LOS HOMBRES El folclore alemán cuenta la historia…

¿Qué es el coraje?

¿Qué es el coraje? OSHO En principio no hay mucha diferencia entre…

Un hombre, su caballo y su perro

Un hombre, su caballo y su perro andaban por una calle. Después…

¿Dónde escondieron la felicidad?

Un poco antes de que la humanidad existiera, se reunieron varios duendes…