Érase una vez un hombre honrado y su hijo un poco ingenuo. El hijo era muy honesto y muy respetuoso hacia su padre, siempre lo seguía por todas partes. Un día de verano, en la montaña cuando los dos dormían sobre la hierba del bosque, un mosquito fue a posarse sobre la cabeza del padre. El hijo se despertó. Era muy amable con su padre. Por eso cogió un bastón y golpeó al mosquito. El mosquito se fue volando, pero su padre se quedó muerto.

Se odia al enemigo. El enemigo huye y el padre muere. Esto es parecido a admirarse a sí mismo y hacer pedazos a los demás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

La rueda del tiempo

En la India dos hombres caminaban por el campo. El más anciano…

Tarjeta de presentación

Keichu, el gran maestro Zen de Meiji, era director de una catedral…

La opinión de los demas

Un viejo y un joven viajaban con un asno. Al llegar a…

Todo está bien

En el pueblo donde vivía el maestro Haukin, una joven se quedó…