Un discípulo se reunió con su maestro espiritual para investigar algunos aspectos de la liberación interior y de aquellos seres que logran alcanzarla. Estuvieron comentando durante horas hasta que finalmente, el discípulo le preguntó al tutor: -¿Cómo es posible que una persona iluminada pueda permanecer serena a pesar de las terribles desgracias que padece la humanidad?

El mentor tomó las manos del discípulo entre las suyas y le dijo:

-Imagínate que tú estás durmiendo. Y además estás soñando que vas en un barco muy grande con otros muchos pasajeros. De pronto, el barco encalla y comienza a hundirse. En ese preciso momento, totalmente angustiado, te despiertas. Y una vez despierto, la pregunta que yo te hago es: ¿Acaso te vas a dormir de nuevo rápidamente para avisar a los personajes de tu sueño?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

La rana y el escorpión

Ocurrió que un escorpión deseaba vadear un río cuando acertó a pasar…

La tórtola y la lechuza

Una tórtola y una lechuza habían hecho una excelente amistad. Cierta mañana,…

Tarjeta de presentación

Keichu, el gran maestro Zen de Meiji, era director de una catedral…

MOCUS VERDIS

El rey estaba condenado a muerte por un maleficio y la única…