Una duda

¿Qué duele más? ¿Nunca conocer el amor? ¿O conocerlo y haberlo perdido? ¿O tenerlo y verlo diluido entre tus brazos? ¿O verlo arrebatado? ¿O por la muerte consumado? ¿O amar sin ser amado? ¿O amar a quien no te ama sin ver a quien sí? ¿O matar a quien amas? ¿O saber que te amaba en el umbral de tu muerte? ¿O arrepentirte de haber amado? ¿U odiar al amor? ¿O amar el dolor? ¿O ignorar el amor siendo consciente? ¿O hacerlo inconsciente y saberlo después? ¿O mentir a quien amas? ¿O amar a quien te miente? ¿O salvar a quien odias, porque ama a quien amas, y le ama en lugar de a ti? ¿O amarlo? ¿U odiarte? ¿O amar tu rencor? ¿O amar a solas? ¿O amar en silencio? ¿O no poder amar? ¿O tener prohibido amar? ¿O no querer amar? ¿O amar y odiar al mismo tiempo? ¿O amar y después odiar? ¿O la desilusión antes de ese odio? ¿O volver a amar? ¿O amar a quien ya ama, y es amada? ¿O amar a quien no puede amar? ¿O amar a quien no quiere amar? ¿U olvidar a quien amas? ¿U olvidar que puedes amar? ¿O amar a distancia? ¿O por nadie ser amado? ¿O amar a quien no puedes amar? ¿O amar por obligación? ¿O morir de amor, de amor amargo, triste, seco, lento, frío, único, roto, loco, fugaz, lejano, vacío, débil, ajeno, sangriento, perdido, perfecto, mortal? ¿O simplemente amar?

Sólo las personas que son capaces de estar solas son capaces de ama

Sólo las personas que son capaces de estar solas son capaces de amar “Sólo las personas que son capaces de estar solas son capaces de amar, de compartir, de ir al más profundo centro de otra persona –sin poseerla, sin volverse dependiente del ella, sin crear a ese “otro” reduciéndolo a una cosa y sin volverse adicto al otro. Ellos dan al otro absoluta libertad, porque saben que si el otro se va, ellos estarán tan felices como lo están ahora. Su felicidad no puede ser arrebatada por el otro, porque no es dada por el otro”. Osho

“Algunas de las cosas que aprendí en la vida:

“Algunas de las cosas que aprendí en la vida: * Que sin importar lo buena que sea una persona, ella te va a herir de vez en cuando, y tú habrás de perdonarla. * Que lleva años ganar la confianza de alguien, y unos pocos segundos destruirla. * Que no tendremos que cambiar de amigos si comprendemos que los amigos cambian. * Que las circunstancias y el ambiente tienen influencia sobre nosotros, pero que nosotros somos responsables de nosotros mismos. * Que o tú controlas tus actos, o ellos te controlan a tí. * Aprendí que héroes son aquellas personas que hacen lo que tienen que hacer, y saben enfrentar las consecuencias. * Que la paciencia requiere de mucha práctica. * Que existen personas que nos aman, pero que sencillamente no saben cómo demostrarlo. * Que algunas veces la persona que crees te va a dar el golpe de gracia cuando estés caído, será una de las pocas que te ayuden a ponerte de pie. * Que sólo porque una persona no te ama como tú quieres, no significa que no te ama lo mejor que puede. * Que nunca se debe decir a un niño que los sueños son tonterías: sería una tragedia que creyeran tal cosa. * Que no siempre basta con que otros nos perdonen. La mayoría de las veces tenemos que perdonarnos a nosotros mismos. * Que no importa en cuántos pedazos se nos haya roto el corazón; el mundo no se detiene a esperar que lo compongamos.”

La búsqueda del sabio

LA BÚSQUEDA DEL SABIO El abad Abraham supo que cerca del monasterio de Sceta había un sabio. Fue a buscarlo y le preguntó: – Si hoy encontrara usted una bella mujer en su cama, ¿conseguiría pensar que no es una mujer? – No-, le respondió el eremita-, pero sabría controlarme. El abad continuó: – ¿Y si descubriera monedas de oro en el desierto, podría contemplar este oro como si fueran piedras? – No. Pero sabría controlarme para dejarlo en su lugar. Insistió Abraham: – Y si a usted lo buscaran dos hermanos, uno que lo odia y otro que lo ama, ¿lograría pensar que los dos son iguales? Dijo el ermitaño: – Aunque sufriera, trataría al que me ama de la misma manera que al que me odia. Aquella noche, al regresar a su monasterio de Sceta, Abraham le comentó a sus novicios: – Les voy a explicar lo que es un sabio. Es aquel que en lugar de matar sus pasiones, consigue controlarlas.

A %d blogueros les gusta esto: