La platica con Buba

Hace algunos ayeres, cuando estaba estudiando el bachillerato, trabajaba en una papeleria que pertenecia a una tia mia.

Lo hacia al salir de clases y en las vacaciones para sacar dinero extra, ademas me daba chance de hacer tareas cuando era necesario.

Un dia llego un chavo a sacar copias fotostaticas de varios escritos; como cualquier otro dia, la copiadora se trabo, las hojas se atoraron y me puse a pelear con la copiadora. Cuando ya quizo sacar la copia, salio muy clara , el toner no estaba lo suficientemente oscuro. Le aprete a todos los botones y por fin salieron pero manchadas la shojas. Al volver a repetir la operacion puse un punto medio en el toner, y salieron bien las letras y los dibujos de los escritos; al parecer eran poemas.

Se fue el chavo contento con el resultado, y yo, pues a recoger el tiradero que ocasione, las hojas manchadas fueron a la basura, pero la primera hoja que salio borrosa, es decir,que las letras casi no se veian por falta de toner(tinta) llamo mi atencion; era un poema muy pequeno y sencillo, sin embargo me gusto, sobre todo porque crei que fue escrito para mi, ya que asi me sentia en ese momento por un chavo que me gustaba.

Esa hoja no tenia dibujo pero yo le hice uno como de una rana, asi me imagine a Buba.

Calque las letras para que no se borraran y la guarde en mi bolsa. Ese poema lo transcribo a continuacion….la platica con Buba..espero les guste y buenas vibras a todos!!!

P.D. Gracias a este chavito que nunca supe su nombre ya que jamas volvio, pero este poema es de mis favoritos, dedicado a el.

PLATICA CON BUBA

Es raro, pero dándote la espalda,

tengo que voltear para cerciorarme

de que no ha desaparecido en

repentino vacío.

Es tonto, pero tengo miedo

de apagar su estrella

creo que no me di cuenta de que

ya me había consumido en ella.

Lo más irónico  de esta platica Buba,

es que no me respondiste nada.

Seguir leyendo

HAGAMOS UN TRATO de Mario Benedetti

Hagamos un trato

Si alguna vez adviertes
que te miro a los ojos,
y una veta de amor
reconoces en los míos
no pienses que deliro,
piensa simplemente que puedes
contar conmigo.

Si otras veces me encuentras
huraño sin motivo,
no pienses que es flojera,
igual puedes contar conmigo.

Pero hagamos un trato:
yo quisiera contar contigo,
es tan lindo saber que existes,
uno se siente vivo,
y cuando digo esto,
no es para que vengas corriendo en mi auxilio,
sino para que sepas que tú
siempre puedes contar conmigo.

Mario Benedetti

Hagamos un trato

Si alguna vez adviertes
que te miro a los ojos,
y una veta de amor
reconoces en los míos
no pienses que deliro,
piensa simplemente que puedes
contar conmigo.

Si otras veces me encuentras
huraño sin motivo,
no pienses que es flojera,
igual puedes contar conmigo.

Pero hagamos un trato:
yo quisiera contar contigo,
es tan lindo saber que existes,
uno se siente vivo,
y cuando digo esto,
no es para que vengas corriendo en mi auxilio,
sino para que sepas que tú
siempre puedes contar conmigo.

Mario Benedetti

Seguir leyendo

me conformo

tus labios invaden mi alma

lentamente cuando pienso en ellos,

si subiera al cielo en polvo

llevaria a dios un poco de ti,

tanta es la belleza

cuando tu hablas,

tan inmenso es el sol

cuando amanece en tu mirada,

sera que eres la mujer que tanto esperaba

y no sabes como disimular

tu amor en tan solo una caricia,

yo me conformo con solo verte

y sentir el calor de tu pecho,

yo me conformo cuando habla

tu corazon y el mio,

yo me conformo cuando tu me dices

te quiero y al mundo quiero contagiar

de tu amor,

yo me conformo

con solo un beso.

me conformo… con tenerte a ti

Seguir leyendo

Me encanta Dios (Jaime Sabines)

Me encanta Dios. Es un viejo magnifico que no se toma en serio. A él le gusta jugar y juega. Y a veces se le pasa la mano y nos rompe una pierna y nos aplasta definitivamente. Pero esto sucede porque es un poco cegatón y bastante torpe de las manos.
Nos ha enviado a algunos tipos excepcionales como Buda, o Cristo o Mahoma, o mi tía Chofi, para que nos digan que nos portemos bien. Pero eso a él no le preocupa mucho: nos conoce. Sabe que el pez grande se traga al chico, que la lagartija grande se traga a la pequeña, el hombre se traga al hombre. Y por eso inventó la muerte: para que la vida -no tú ni yo- la vida sea para siempre.
Ahora los científicos salen con su teoría del Bing Bang… Pero ¿qué importa si el universo se expande interminablemente o se contrae? Esto es asunto sólo para agencias de viajes.
A mi me encanta Dios. Ha puesto orden en las galaxias y distribuye bien el tránsito en el camino de las hormigas. Y es tan juguetón y travieso que el otro día descubrí que ha hecho -frente al ataque de los anbióticos- ¡bacterias mutantes!
Viejo sabio o niño explorador, cuando deja de jugar con sus soldaditos de plomo y de carne y hueso, hace campos de flores o pinta el cielo de manera increíble.
Mueve una mano y hace el mar, mueve otra y hace el bosque. Y cuando pasa por encima de nosotros, quedan las nubes, pedazos de su aliento.
Dicen que a veces se enfurece y hace terremotos, manda tormentas, caudales de fuego, vientos desatados, aguas alevosas, castigos y desastres. Pero esto es mentira.
Es la tierra que cambia -y se agita y crece- cuando Dios se aleja.
Dios siempre esta de buen humor. Por eso es el preferido de mis padres, el escogido de mis hijos, el más cercano de mis hermanos, la mujer más amada, el perrito y la pulga, la piedra más antigua, el pétalo más tierno, el aroma más dulce, la noche insondable, el borboteo de luz, el manantial que soy.
A mi me gusta, a mi me encanta Dios.
Que Dios bendiga a Dios.

– Jaime Sabines
1926 – 1999

Seguir leyendo

El romántico

Manuel Gutiérrez Nájera un poeta mexicano es quien orgullosamente lleva el estandarte del movimiento romántico en México, desgraciadamente como varios de su generación falleció joven.

Quiero morir cuando decline el día,
en alta mar y con la cara al cielo,
donde parezca sueño la agonía
y el alma un ave que remonta el vuelo.

No escuchar en los últimos instantes,
ya con el cielo y con el mar a solas,
más voces ni plegarias sollozantes
que el majestuoso tumbo de las olas.

Morir cuando la luz retira
sus áureas redes de la onda verde,
y ser como ese sol que lento expira;
algo muy luminoso que se pierde.

Morir, y joven; antes que destruya
el tiempo aleve la gentil corona,
cuando la vida dice aún: «Soy tuya»,
aunque sepamos bien que nos traiciona.

Los artistas mueren jóvenes, muchos de ellos, pero no es una regla, los talentos deben desarrollarse con tiempo, no renunciar a ellos tempranamente.

Aunque gracias a sus obras podemos conocer más de ellos.

¡Enjoy!

Seguir leyendo

Busco a alguien. (Humberto Gazmuri)

Busco a alguien, que me pueda amar,
y que se deje amar.
Busco a alguien imperfecto, con errores
porque equivocarse esta bien, te vuelve más humano
Sueño a alguien que me consuma con su mirada,
y con su ser.
Sueño a alguien con quien me divierta,
aun en los domingos.
Sueño a alguien que no crea que el sexo
lo es todo, pero que es importante.
Quiero a alguien que acepte mis errores,
y los comprenda, y a su vez que me deje
entender los suyos.
Quiero a alguien que este a mi lado,
que me de fuerzas, con sus fuerzas.
Amaría a alguien que me diga:
Un “te quiero” y muchos mas “te amo”.
Amaría a alguien que me tenga curiosidad,
curiosidad por descubrir mi alma…
que todavía no sabe esconderse bien.
Amaría a alguien, que me de un abrazo,
cuando alguna pena me parta el corazón.
Necesito a alguien que este conmigo
por la eternidad, y que con su amor inmortal,
trascienda el tiempo.
Necesito a alguien que pueda apreciar,
más que a mi propia vida.
Necesito a alguien que acompañe este corazón,
que no puede con la soledad, y que ya no quiere
vivir en ella; necesito un corazón en el cual latir
Busco y busco a ese amor,
pero no uno cualquiera sino mi amor;
El amor por el que yo despertaría cada mañana,
y cada noche, para ver si esta a mi lado.
Solo busco y busco a mi amor, el amor de mi vida,
pero es tan difícil encontrarlo.

Seguir leyendo

Gustavo Alejandro Castiñeiras. Poema de un Recuerdo

Dime por favor donde no estás
en qué lugar puedo no ser tu ausencia
dónde puedo vivir sin recordarte,
y dónde recordar, sin que me duela.

Dime por favor en que vacío,
no está tu sombra llenando los centros;
dónde mi soledad es ella misma,
y no el sentir que tú te encuentras lejos.

Dime por favor por qué camino,
podré yo caminar, sin ser tu huella;
dónde podré correr no por buscarte,
y dónde descanzar de mi tristeza.

Dime por favor cuál es la noche,
que no tiene el color de tu mirada;
cuál es el sol, que tiene luz tan solo,
y no la sensación de que me llamas.

Dime por favor donde hay un mar,
que no susurre a mis oídos tus palabras.

Dime por favor en qué rincón,
nadie podrá ver mi tristeza;
dime cuál es el hueco de mi almohada,
que no tiene apoyada tu cabeza.

Dime por favor cuál es la noche,
en que vendrás, para velar tu sueño;
que no puedo vivir, porque te extraño;
y que no puedo morir, porque te quiero.

Seguir leyendo

GENTE TAN NECESARIA

Hay gente que con solo decir una palabra
Enciende la ilusión y los rosales;
Que con solo sonreír entre los ojos
Nos invita a viajar por otras zonas,
Nos hace recorrer toda la magia.

Hay gente que con solo dar la mano
Rompe la soledad, pone la mesa,
Sirve el puchero, coloca las guirnaldas,
Que con solo empuñar una guitarra
Hace una sinfonía de entrecasa.

Hay gente que con solo abrir la boca
Llega a todos los límites del alma,
Alimenta una flor, inventa sueños,
Hace cantar el vino en las tinajas
Y se queda después, como si nada.

Y uno se va de novio con la vida
Desterrando una muerte solitaria
Pues sabe que a la vuelta de la esquina
Hay gente que es así, tan necesaria.

Hamlet Lima Quintana

Seguir leyendo

Me gustas cuando callas – Poema 15 Pablo Neruda

Me gustas cuando callas – Poema 15 Pablo Neruda

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.

Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.

Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.

Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

Seguir leyendo