Quiero encontrarte

Llegas a un momento en el que sientes que todo va bien, que puedes lograr todo lo que te propongas, que puedes conquistar el mundo si gustas, y en el que al mismo tiempo sientes que caminas solo. Llega entonces el sentimiento de querer compartir todo con alguien, encontrar a quien pueda estar a tu lado. Encontrar a quien querer y pueda quererte. Eso es lo que pasaba por mi mente inconscientemente cuando quise escribir esto. Quiero encontrarte, amada mía, quiero encontrarte. Quiero caminar y sin darme cuenta estar mirando tu rostro, imaginando cómo sería besar tus labios. Quiero que mis pensamientos vaguen, y repentinamente cruzarme en el camino de tu mirada, y escuchar en ella tu voz. Quiero encontrarte, quiero soñarte, quiero saber que existes. Quiero que llegue el momento en el que te vea, y lo demás desaparezca y pierda el color, y que cada paso tuyo me hipnotice y cada instante que te vea dure eternas realidades. Quiero conocerte, aun no te veo y ya me inspiras. Quiero saber qué pasará cuando te encuentre.

Necesidades

Una vez me preguntaron qué era para mi lo más necesario. Respondía que el amor, la amistad, el cariño… y el profesor me corrigió diciendo “No, hablamos de lo realmente fundamental” y corregí hablando del sueño, de comer, de tener un refugio y de ir al baño. Necesitamos ir al baño porque si no vamos nos enfermamos. Necesitamos comer y dormir porque si no lo hacemos, morimos. Desde entonces pienso en mi primer respuesta. ¿Acaso no es fundamental, totalmente necesario, amar? ¿Acaso podemos estar bien sin alguien a nuestro lado, con quien compartir la vida? ¿Podemos vivir solamente con comer, beber y dormir bajo un techo? Luego aprendí lo que dijo Maslow, con su pirámide. Esa maldita pirámide que explica todo tan bien. Debe haber algún error, ¿por qué el amor está hasta arriba, en lo meramente opcional? A veces odio a la lógica, contradice muchas cosas. Yo prefiero pensar que el amor es una fuerza potente que mueve y es fundamental, que es tan importante como comer, dormir y sentirnos protegidos. El amor nos protege.

Necesidades

Una vez me preguntaron qué era para mi lo más necesario. Respondía que el amor, la amistad, el cariño… y el profesor me corrigió diciendo “No, hablamos de lo realmente fundamental” y corregí hablando del sueño, de comer, de tener un refugio y de ir al baño. Necesitamos ir al baño porque si no vamos nos enfermamos. Necesitamos comer y dormir porque si no lo hacemos, morimos. Desde entonces pienso en mi primer respuesta. ¿Acaso no es fundamental, totalmente necesario, amar? ¿Acaso podemos estar bien sin alguien a nuestro lado, con quien compartir la vida? ¿Podemos vivir solamente con comer, beber y dormir bajo un techo? Luego aprendí lo que dijo Maslow, con su pirámide. Esa maldita pirámide que explica todo tan bien. Debe haber algún error, ¿por qué el amor está hasta arriba, en lo meramente opcional? A veces odio a la lógica, contradice muchas cosas. Yo prefiero pensar que el amor es una fuerza potente que mueve y es fundamental, que es tan importante como comer, dormir y sentirnos protegidos. El amor nos protege.

Pienso

Pienso en muchas cosas. Mi mente hoy es un remolino. Es un huracán que arrastra toda la lógica, se la lleva, la deja en otro lugar. Pienso en tantas cosas que no sé en qué pensar, veo un pensamiento claro y un segundo después se esfuma como un suspiro, como humo, como el viento. Pero mi remolino se calma a momentos. Y cuando hay calma puedo estar en paz, y sigo pensando. El tiempo. La vida. Las veredas que caminamos. Las estaciones, las edades… ¿Qué pasará si tomo una decisión o la otra? ¿Qué es lo correcto? ¿Cómo saber que mi camino es el adecuado? ¿Qué debo hacer?

Una duda

¿Qué duele más? ¿Nunca conocer el amor? ¿O conocerlo y haberlo perdido? ¿O tenerlo y verlo diluido entre tus brazos? ¿O verlo arrebatado? ¿O por la muerte consumado? ¿O amar sin ser amado? ¿O amar a quien no te ama sin ver a quien sí? ¿O matar a quien amas? ¿O saber que te amaba en el umbral de tu muerte? ¿O arrepentirte de haber amado? ¿U odiar al amor? ¿O amar el dolor? ¿O ignorar el amor siendo consciente? ¿O hacerlo inconsciente y saberlo después? ¿O mentir a quien amas? ¿O amar a quien te miente? ¿O salvar a quien odias, porque ama a quien amas, y le ama en lugar de a ti? ¿O amarlo? ¿U odiarte? ¿O amar tu rencor? ¿O amar a solas? ¿O amar en silencio? ¿O no poder amar? ¿O tener prohibido amar? ¿O no querer amar? ¿O amar y odiar al mismo tiempo? ¿O amar y después odiar? ¿O la desilusión antes de ese odio? ¿O volver a amar? ¿O amar a quien ya ama, y es amada? ¿O amar a quien no puede amar? ¿O amar a quien no quiere amar? ¿U olvidar a quien amas? ¿U olvidar que puedes amar? ¿O amar a distancia? ¿O por nadie ser amado? ¿O amar a quien no puedes amar? ¿O amar por obligación? ¿O morir de amor, de amor amargo, triste, seco, lento, frío, único, roto, loco, fugaz, lejano, vacío, débil, ajeno, sangriento, perdido, perfecto, mortal? ¿O simplemente amar?

Escribir

Necesito escribir, pero no encuentro las palabras. Necesito escuchar las voces de quienes pueden expresar sabiamente los sentimientos más profundos, con fluídos versos que llevan instantes de fotografías en el aire, mientras se mueven sobre el lienzo en blanco de mi mente. Necesito escribir, porque hay mucho que escribir. Las voces y la música que me rodean están tan llenos que pareciera que me llaman a acompañarlos. Sin embargo mi voz no tiene experiencia, y mis letras no son acordes, están desafinadas. Necesito escribir, y al mismo tiempo retratar mi interior de manera que el futuro pueda entenderme. Necesito dejar mi sangre en las líneas, y que el contraste del rojo y el blanco, y el negro, y el ocre, sea una manera de hablar. Necesito escribir porque debo vaciarme. Necesito escribir por cada pensamiento que llega a mí. Por cada instante de rabia, de locura, de impaciencia, de frustración, de desamor, de desilusión. Necesito darle nombre a cada uno y dejarlos en el aire, pendientes para ser olvidados… o recordados. Necesito escribir, porque hay historias que deben contarse, aunque sea internamente. Porque las historias del pasado deben existir aunque no se desee recordar el camino de espinas. Necesito, debo escribir, para que mi ceguera no sea permanente. Ceguera de alma, que no sabe caminar. Necesito escribir cada parte de ilusión en la desesperación, como luces improvisadas, o luces intermitentes esporádicas, porque no todo lo que me llena es oscuridad y confusión. Necesito decir que hay mucha luz si la sé buscar. Pero…

A %d blogueros les gusta esto: