SEMBRAR EL ENTUSIASMO

Nada que valga la pena se logro jamás en la vida,
sin entusiasmo” Emerson

La palabra ENTUSIASMO viene del griego (EN-THEOS-USMUS) cuya traducción es “DIOS ACTIVO DENTRO DE MI”.
El entusiasmo no es una cualidad con la que se nace, esta se puede cultivar y hacer crecer, es un hábito que puedes arar como cualquier otro habito, desarrollar el entusiasmo necesita tiempo y perseverancia.

Tú puedes hacerte un “distribuidor” ¡de entusiasmo! con la gente que te rodea, para ello debes tener claro que: No es tanto el contenido de lo que dices, más bien:
“EL TONO y la MANERA “. ¡De como lo dices!, “que dará GRAN impresión”.

El entusiasmo es lo que da una nueva visión de la vida.

Entusiasmo es distinto del optimismo. La gente suele confundir el optimismo con el entusiasmo.

Optimismo significa creer que algo favorable va ocurrir, inclusive anhelar que ello ocurra, es ver el lado positivo de las cosas, es una postura amable ante los hechos que ocurren.

En cambio el entusiasmo es acción y transformación, es la reconciliación entre uno mismo y los hechos, las cosas.

Solo hay una manera de ser entusiasta: actuando entusiasmadamente.
Si tuviéramos que esperar tener las condiciones ideales primero para luego entusiasmarnos, jamás nos entusiasmaríamos por algo, pues siempre tendríamos razones para no entusiasmarnos.

No son “las cosas que van bien” lo que trae entusiasmo, es el entusiasmo que nos hace hacer bien las cosas. Hay personas que se quedan esperando que las condiciones mejoren, que llegue el éxito, que mejore su trabajo, que mejore su relación de pareja o de familia para luego entusiasmarse… la verdad es que jamás se entusiasmarán por algo.

Si creemos que es imposible entusiasmarnos por las condiciones actuales en las que nos toco vivir, lo más probable será que jamás saldremos de esa situación.

Es necesario creer en uno mismo, en la capacidad de hacer, de transformarse y transformar la realidad que nos rodea.

Dejar de un lado toda la negatividad, dejar de un lado todo el escepticismo, dejar de ser incrédulo y ser entusiasta con la vida, con quienes nos rodean y contigo mismo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: