El amor sólo puede sobrevivir en una relación que fluye continuamente. Sin cadenas, sin presiones.

El amor sólo puede sobrevivir en una relación que fluye continuamente. Sin cadenas, sin presiones.
“Una relación donde puedas acercarte y puedas alejarte no ha sido aún desarrollada. Es una de las grandes desgracias de la humanidad. Me gustaría contribuir a un futuro concepto de relación flexible; no fija y muerta.

Rabindranath, en una de sus últimas novelas…., “El último poema”…. el héroe quiere casarse con una mujer muy culta y educada que es muy rica y muy hermosa. La mujer está de acuerdo pero con una condición.

La condición es –ella tiene un gran lago en las afueras de su palacio– y la condición es: “Te daré otro palacio del otro lado del lago, a kilómetros de distancia; no se podrá ver de un palacio al otro. Te daré un bote, pero viviremos en casas separadas y nunca nos invitaremos, dejaremos que siempre nuestros encuentros sean accidentales, tú estarás en el bote, yo estaré en el bote y de repente nos encontraremos en el lago. Tú has ido a caminar por la mañana, yo he ido a caminar por la mañana y de reprente nos encontramos debajo de los árboles, pero sin invitación. De esta forma nuestra relación permanecerá siempre joven, siempre fresca, siempre una luna de miel, una continua luna de miel”.

El hombre no podía entender. Él dijo: “¿Qué clase de casamiento es éste? A menos que vivamos juntos, éste no es un casamiento”…

Rabindranath te está dando la idea de una relación flexible. En realidad, no relación, simplemente un amor que sigue y sigue y nunca va al registro civil para casarse.

A menos que estés lejos no puedes estar cerca. Si permaneces siempre lejos, el amor morirá. Si permances siempre cerca, el amor morirá. El amor sólo puede sobrevivir en una relación que fluye continuamente. Sin cadenas, sin presiones. He amado mucho esta novela. No es una novela, tal vez un sueño para el futuro de la humanidad”.

Osho, El Mesías

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: