V. La moraleja del grillo

Dejó de cantar el grillo
se dirigió hacia las olas del mar
que lo llamaba hacía tiempo.
Los grillos son gente muy tonta
creen que su obligación estriba en cantarle a la luna
por eso me entiendo con ellos
por que son igual que yo
unos idiotas.
Porque esperan a que la noche avance
sobre los huesos de nadie.
Porque se toman personales las afrentas.
Porque sueñan con princesas.
Por eso los grillos mueren de blanco
sin tristezas,
sin dolores,
sin tragedias.
Tal vez porque imaginan que no están muertos
y desde algún lugar del silencio
canturrean a la luna
esperando una respuesta.
Los grillos son personas muy tontas.
Por eso me entiendo con ellos
Ambos somos idiotas.
El grillo se enfiló hacia el mar
por el reflejo de luna
y decidió que el amor era la gran aventura
y nos regaló en su partida
mil palabras que dicen vida repitiendo mil te quieros.
El grillo no sufrió de amor
eso es seguro.
Porque la luna lo vio desandar desde la arena
mas de un verso y una fabula
más de una lágrima,
más de una estrella.
Los grillos son gente muy tonta
por eso me entiendo con ellos
porque les sobra el amor
y no andan con pendejadas de
entregarlo a cuentagotas.
Aunque la luna no escuche,
aunque la luna este sorda,
aunque el silencio les mate,
aunque les llamen idiotas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: